CHIHUAHUA.- El periodo de cosecha de enervantes y los reacomodos de los grupos criminales, luego de la caída de Joaquín “El Chapo” Guzmán y Vicente Carrillo Fuentes, líderes de los cárteles de Sinaloa y Juárez, son las causas de los enfrentamientos que han dejado 32 muertos en poco más de un mes en la región serrana, consideró el fiscal de la zona sur, Octavio Ledezma Porras.

La presencia de los cuerpos de seguridad en la región, afirmó, no es suficiente, pese a estar el Ejército, la Policía Federal y agentes estatales preventivos e investigadores, por lo que consideró necesaria mayor cantidad de elementos militares en labores de patrullaje y vigilancia, dado que se dedican a la destrucción de plantíos principalmente.

“Pero no hemos tenido bajas civiles ni de los cuerpos de seguridad, eso se debe destacar y aclarar, que los enfrentamientos son de grupos criminales, de gente que ha decidido dedicarse a actividades ilícitas, más no de gente de bien”, declaró Ledezma Porras.

Explicó que la situación en la zona sur de la sierra obedece principalmente a que son las fechas de los cultivos de los estupefacientes, mariguana y amapola, que luego de ser cosechadas son puestas a secar y son empaquetadas para su posterior traslado a las grandes ciudades y centros de consumo de drogas. En la región, señaló, no se han encontrado laboratorios para el procesamiento de las drogas, sino que obtienen de la forma más básica que por décadas se ha practicado.

El negocio ilícito, dijo, implica ajustes de cuentas, en la lógica de la violencia que manejan los grupos criminales, lo que es una de las razones para los ataques, que han costado la vida de varias personas. Es decir, que a veces se hacen “contratos” con determinada cantidad de semilla y la cosecha no es la acordada o no se entrega toda la producción de droga, lo que motiva dichos ajustes de cuentas.

Pero además, señaló, otro fenómeno es el trasiego de drogas y la pelea de las rutas que se utilizan, así como de las zonas por donde se produce y transportan drogas, es decir brechas y caminos que están en áreas de muy difícil acceso, a las que es complicado llegar y en las que no se tiene presencia permanente de los cuerpos de seguridad, por ser comunidades y lugares sin población, en las laderas de los barrancos y las faldas de los cerros, donde se producen los enervantes para luego ser transportados.

“La población civil no está en riesgo, la actividad de los grupos se limita a zonas de difícil acceso, pero no en las comunidades pobladas, por eso no es cierto que la población está atemorizada”, aseveró el funcionario de la Fiscalía General del Estado, quien tiene a su cargo la región que mayor cantidad de incidentes del crimen organizado ha registrado en las últimas semanas.

Entrevistado vía telefónica, dado que la sede de la Fiscalía Zona Sur es en el municipio de Parral, Octavio Ledezma comentó que la pelea por las regiones suele ser cruenta y violenta, pero está delimitada tanto por el territorio alejado de las comunidades pobladas, como por el tipo de gente que se involucra en esas actividades, en los municipios más apartados de la entidad, como Guachochi y Guadalupe y Calvo.

Aseveró además que son muy relativas las distancias en estas regiones tan extensas, pues de la cabecera municipal de Guachochi a los lugares donde se han registrado enfrentamientos, son 25 kilómetros, algo que parece muy cercano, pero pueden hacerse hasta dos horas de camino, debido al terreno accidentado.

Puso de ejemplo que a partir de mañana y hasta el domingo, personal de la Fiscalía General del Estado y de otras dependencias gubernamentales van a montar la feria de la prevención en Guadalupe y Calvo y está totalmente garantizada la seguridad, como lo está en las zonas de población de Guachochi y otros municipios serranos.

Agregó que además de los ajustes de cuentas y la pelea por las plazas entre los grupos, se debe tener en cuenta que hay otro fenómeno delicado, que ha complicado algunas situaciones en materia de seguridad, dado que han sido detenidos los líderes de las principales agrupaciones que operan en Chihuahua y se han registrado reacomodos al interior de las bandas, peleas para tomar el control.

El funcionario se refirió a las capturas de “El Chapo” Guzmán y posteriormente de Carrillo Fuentes, lo cual, dijo, se ha reflejado en enfrentamientos en la entidad, por el control de los respectivos grupos que lideraban, bajo el mismo esquema de violencia que acostumbran los criminales.

Sobre la cantidad de agentes de las fuerzas de seguridad desplegadas en la región donde han sido los últimos enfrentamientos, dijo que son entre 200 y 250, incluidos militares, de la Policía Estatal y Federal, contabilizando los elementos de choque y los investigadores, lo que desde luego no es suficiente.

Consideró que hace falta mayor intervención militar en labores de patrullaje en las zonas de más difícil acceso, donde no existe la presencia permanente de los cuerpos de seguridad, para contener a estos grupos que en la batalla por el territorio, se enfrentan a balazos en los caminos accidentados y ponen en riesgo a quienes transitan por esos lugares, más no a la población en general.

Dijo que por ejemplo se pidió tener cuidado en utilizar ciertas brechas por los estudiantes que van a las escuelas, pero no se suspendieron clases en los planteles, fue una medida tomada por la propia seguridad de los alumnos, que deben transitar por esos lugares, en los que en efecto, reconoció, hace falta incrementar la seguridad.

Ledezma Porras insistió en que las víctimas de estos lamentables hechos han sido personas dedicadas a actividades ilícitas, que además cuando son asesinados, hay unos que nunca son reclamados por familiares y terminan en la fosa común, como 11 que se acaban de inhumar en Parral previa identificación genética; y cuando son reconocidos y entregados a familiares, ellos asientan desconocer a qué se dedicaban las personas, lo que dificulta las investigaciones.

Prueba de ello, señaló, son dos de los que murieron en el último enfrentamiento, uno de los cuales tenía orden de aprehensión por un delito grave y otro contaba con antecedentes penales.

“Son gente que lamentablemente ha decidido dedicarse a actividades ilícitas”, comentó finalmente. (El Heraldo d Chihuahua)

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: