CIUDAD JUÁREZ.- En un instante a don Jesús le fueron arrebatados los tres hijos por los que, al lado de su compañera de vida se esforzó a diario.
“Es una herida profunda que no cierra, no cierra pero le pido a mi Dios que me ayude, me pongo de rodillas y le pido que Él que me entiende  que me ayude”, dice el hombre de 71 años de edad.
Víctimas de un grupo de extorsionadores, Juan, Josué e Isaías fueron muertos en el interior de un negocio que tiempo atrás habían logrado abrir.
“Fueron un lunes a pedir dinero, mis hijos no tenían, regresaron el miércoles y quemaron una troca que teníamos, el viernes volvieron y como no tenían el dinero, los mataron”, recuerda el hombre con la voz entrecortada.
Con su muerte, dejaron a siete niños desprotegidos del sustento familiar; dos de ellos reciben el apoyo que a través del Fondo de Atención a Niños y Niñas  Hijos de las Víctimas de la Lucha Contra el Crimen (FANVI) que el Estado brinda.
“Siento que de alguna manera nos entienden, hacen menor nuestro dolor. Ahí todos nos hermanamos, todos somos víctimas, a los niños no los tratan como el hijo del policía, o el hijo del sicario, son niños que están creciendo sin su padre”, afirma quien fuera profesor en la Secundaria del Parque.
No todos sus nietos requieren el apoyo sino dos de ellos, cuya madre Blanca, trabaja en un restaurante de la localidad pero su salario le es insuficiente para cubrir todos los gastos.
“Los demás gracias a Dios tienen recursos, nada les falta,  pero a los hijos de Josué no y por eso yo me acerqué buscando apoyo para ellos”, dijo.
En su visita por Ciudad Juárez, Bertha Gómez de Duarte, Presidenta del DIF Estatal y Presidenta del FANVI  informó que a la fecha se han atendido a 2 mil 700 menores en todo el estado, a través de becas escolares, apoyo alimenticio y atención psicológica principal.
Indicó que aun hay recursos disponibles para continuar apoyando a las familias, aunque se espera que ante la baja de los índices de violencia sean cada vez menos quienes requieran de este apoyo.
“Ya son menos los niños que se acercan porque también son más bajos los índices de delincuencia”, dijo la funcionaria.
Esa, es la misma esperanza que sostiene a don Jesús, quien recuerda que en su juventud los pleitos eran por quedarse con las muchachas o situaciones sin importancia.
Cuenta que a lo largo de su vida como maestro, le tocó “enderezar a varios muchachos”, por lo que lamenta que la violencia haya tocado el nivel que ahora tiene, sin embargo, afirma que tiene la esperanza de que las cosas cambien pues ésta, no es la esencia de Juárez.
A pesar del dolor de haber perdido a sus hijos de 34, 32 y 28 años, afirma que tiene la firme convicción de que las cosas cambiarán.
“Juárez tiene calles de oro, y el oro son los valores que nos forjaron nuestros padres y maestros, ahora están cubiertas de sangre pero esto es pasajero, esto va a pasar pronto, la sangre se va a ir y será una ciudad mejor”, dice.
Respecto a los asesinos de sus hijos, afirma que  ya los ha perdonado, y ahora le pide a Dios que les dé la oportunidad de corregir su vida, “pero sobretodo pido a Dios por los hijos tal vez tengan, son niños que merecen vivir de otra forma”, señala.
El perdón, es algo que se arraiga en él desde su infancia, pues recuerda que cuando fue alumno le tocó ser parte del gabinete infantil  como titular de Tránsito, y ese día dispuso que se regresaran las multas a la población como una muestra de volver a empezar.
Don Jesús, agradece a las autoridades por el apoyo que reciben no sólo sus nietos, sino los cientos de niños que hoy son beneficiados mediante este apoyo.
Zulema
Otra historia  es la de Zulema de 29 años de edad, quien en marzo de 2008 quedó viuda. Tras el secuestro, vino el asesinato de su esposo, que junto a dos hombres apareció muerto en una de las colonias del suroriente de la ciudad.
Al tiempo, su pequeña hija de 9 años quedó huérfana y sin el sustento familiar del padre de familia.
“Quedé viuda hace ya tres años, y no tengo un trabajo fijo, vendo champurrado y buñuelos en las segundas y es de ahí donde nos sostenemos”,  dijo la mujer que llegó a las oficinas del (FANVI).
Ella espera pronto estar entre las personas beneficiadas para recibir  los apoyos entregados a través del fideicomiso incluyen becas académicas, atención médica, psicológica y  educativa, estancias infantiles, asesoría jurídica y acciones tendientes  a promover la salud física, mental y emocional, con el objetivo de evitar que los menores puedan ser captados por la delincuencia.

Javier Sánchez Carlos, rector de la UACJ dio la bienvenida a cientos de estudiantes de los bachilleres que asistieron este 5 de octubre a la tercera edición del evento Espacio Vocacional, que busca ayudarle al estudiante a elegir adecuadamente su profesion.

El evento vocacional se realiza los días 5, 6 y 7 de octubre en las instalaciones del Gimnasio Universitario, en donde se instalaron diversos módulos sobre las 64 licenciaturas que se imparten en la UACJ, además de otras instituciones de educación superior de la ciudad que fueron invitadas para promocionarse.

El Rector exhortó a los jóvenes a despejar por completo las dudas respecto al programa de licenciatura con el que desean comulgar “ya que de ello depende plantearse su futuro”, dijo el rector ante cientos de estudiantes de los Bachilleres, Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (CONALEP) y San Patricio, asistentes en la primera jornada del evento.

Los jóvenes pudieron obtener información de primera mano por parte de los coordinadores de programa y estudiantes de los últimos semestres, quienes expusieron una serie de prácticas de laboratorio didácticas y experimentos divertidos que causaron el interés de los asistentes.

Espacio Vocacional espera la visita de 7 mil 400 estudiantes pertenecientes a las preparatorias Bachilleres, CETCJ, Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios (CEBETIS), 8401, Hermanos Escobar, San Patricio, entre otras.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: