CIUDAD JUÁREZ.- El Desfile conmemorativo de la Batalla de Puebla que se llevó a cabo aquí siguió la tendencia de la brevedad: apenas 60 minutos.

Fueron varios los puntos que llamaron la atención del escaso público: la ausencia del Ejército entre los contingentes y, en cambio, la participación de la Policía Federal. El fuerte dispositivo de seguridad alrededor del palco de honor donde se encontraban las autoridades, fue otro detalle a destacar.

Lo más evidente: ni un solo carro alegórico.

Elementos de la Policía Federal y del Ejército ocuparon el edificio de la antigua Presidencia Municipal, el mercado Cuauhtémoc y otros edificio alrededor del palco de honor. En el primero, inclusive había francotiradores.

El alcalde José Reyes Ferriz acompañado por mandos del Ejército, presidió la parada cívico-militar que fue abierta -como es tradición- por motociclistas de la Dirección de Tránsito, seguidos por elementos de la Policía Municipal y más atrás una decena de policías federales.

Participaron también los Bomberos, Cruz Roja, contingentes escolares, la Agrupación Nacional Villista y cerró la Policía Montada.

Los pocos espectadores se quedaron con las ganas de observar las tanquetas del Ejército al ser un desfile cívico-militar.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: