Ser EmpresarioCUIDADO CON LA MEMORIA URBANA.<>

Por Máximo Inda.<>

La exhibida del siglo que alguien dio al editor de la revista Ser Empresario, J.L. Mauricio, cuando subió al internet una fotografia suya tomada en tiempos desafortunados en los que el ahora editor aparentemente se dedicaba a actividades delictivas,  independientemente de las razones que abonen o no el hecho, ofrece para la comunidad material de reflexión sobre algo muy importante: la conservación de la memoria urbana.

Nos referimos no solamente a la memoria negra, como esa que ahora sirve a alguien para tundir al editor de Ser empresario, en lo que parece un acto de revancha por alguna ofensa sufrida, sino a la conservación de todos aquellos hechos y todas aquellas personas que los han protagonizado, que a lo largo de la vida de ciudad Juárez han contribuido, tanto a construirla, como en no pocas ocasiones a lesionarla en sus intereses mas legítimos.

El caso de JL Mauricio es el de una persona que se forja una trinchera para desde ahi atacar el prestigio de terceros, de buena o mala fe,  eso no se discute ahora, pero en todo caso al amparo de un status que se cree inatacable, no es, desafortunadamente el único. De mayor envergadura fue el escándalo protagonizado por el empresario Federico de la Vega, a quien tambien los ofendidos hubieron de recordarle cosas que tal vez él hubiera ya consignado olvido… también forma fila en la lista de agresores de papel de flaca memoria el editor de un periádico de circulación gratuita.

Se ocurre pensar a la luz de estos sucesos, que tal vez la flaca memoria   que frecuentemente se atribuye a la ciudad y a la que  no pocos logreros apuestan,  sea uno de tantos mitos que finalmente hayan de caer: la ciudad no olvida… y a veces, tampoco perdona.

Bueno sería que todas aquellas personas que en un momento se alzan como jueces de terceros, campeones de la justicia y el derecho y defensores de las libertades populares revizaran sus propias historias para buscar sinceramente si no hay ahi algo que los desmienta…que los presente tales como han sido y como, a lo major siguen siendo, mas allá de lo que quieran aparentar.

Si JLMauricio ya ha comprobado que no basta construir una trinchera de papel para borrar la memoria de la ciudad,  ?tendrán que correr igual suerte  los personajes protagónicos  del momento, los buscadores de reflectores sociales, los observadores de los demás, para caer en la cuenta de que  además de la capacidad de gritar se necesita tener autoridad moral para poder hacerlo  sin que el grito se les revierta?

Hoy ante la inminencia de una serie de protagonismos que corren a pasar lista de presentes mediante la descalificación deterceros  bien vale la pena recomendar un autoexamen a los beligerantes y decirles: aquel que se sienta auténtico y libre de historias negras, que de un paso adelante.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: