LeyzaolaCIUDAD JUAREZ.- Por unanimidad un Tribunal de Juicio Oral determinó que los ex agentes del Grupo Delta de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), Eugenio de los Santos de Cuesta, Francisco Javier Campoy Domínguez y Leonardo Iván Loya Hernández son culpables del delito de desaparición forzada en perjuicio de cuatro civiles cuyos cadáveres se localizaron maniatados, con bolsas negras en la cabeza y degollados en abril del año 2011.

Además absolvieron a Leonardo Iván Loya Hernández del ilícito de abuso de autoridad y uso ilegal de la fuerza pública y a Santos de Cuesta lo encontraron responsable de esta conducta.

Mientras que Campoy Domínguez únicamente enfrentaba cargos la desaparición forzada de Daniel Osvaldo Vázquez, José Luis Vázquez Vázquez, Iván Guzmán Hernández y Félix Vizcarra Torres, y sí es culpable, dio a conocer el órgano colegiado al emitir el veredicto unos minutos antes de las cero horas de este miércoles.

“Los activos incumplieron su obligación legal de presentar a los detenidos ante la autoridad competente o ponerlos en libertad o dejarlos cumplir pena de prisión, manteniéndolos escondidos y negando a los familiares de las víctimas toda información sobre su paradero haciendo con ello violatorias las garantías procesales de las víctimas e impidiendo el ejercicio de los recursos penales consignados a su favor”, dijo la redactora de la sentencia Catalina Ruiz Pacheco.

DeltasEl órgano colegiado concluyó que toda prueba presentada por el Ministerio Público es indicio suficiente para probar la responsabilidad penal de los ex servidores públicos en el ilícito de desaparición forzada de los cuatro civiles, abuso de autoridad y uso ilegal de la fuerza pública contra los hermanos Vázquez, aun cuando hubo algunos datos contradictorios entre los testigos.

“Los testigos formaron convicción, aunque hubo contradicción esta no afecta el fondo del asunto, no queda duda que fueron detenidos (las víctimas) por elementos de la SSPM, entre ellos los tres imputados cuya calidad de funcionarios públicos quedó probada”, refirió la juez.

Respecto a las pruebas presentadas por la defensa de los tres procesados, el Tribunal determinó que son ineficaces para exculparlos e incluso la declaración de algunos ex deltas que comparecieron como testigos no fue creíble pues al parecer aportaron datos falsos ya que podrían estar implicados en el hecho, dijo el Tribunal.

En relación a la teoría que quiso probar la defensa de Francisco Javier Campoy, en el sentido de que él no laboro el día que ocurrieron los hechos, se consideró no fue suficiente e incluso generó duda pues pudo haber sido llamado para que trabajara debido a que el Grupo Delta era una agrupación de respuesta inmediata.

Las declaraciones de las madres y esposas de los ahora sentenciados fueron consideradas parcas, carentes de verdad y aleccionadas, y se valoraron en conjunto por ser testigos de coartada.

El proceso penal iniciado corresponde a hechos ocurridos el 26 de marzo del 2011, en un primer momento, entre las 18:00 y las 18:30 horas del sábado 26 de marzo en un parque ubicado en las calles Pradera de los Oasis y avenida Roma de la colonia Pradera de los Oasis en donde se encontraba Daniel Osvaldo Vázquez, José Luis Vázquez Vázquez y así como un hermano y dos sobrinos de estos, todos menores de edad, jugando con una cuatrimotor y al lugar llegaron las unidades de la SSPM identificadas con los número 420 y 509 a cargo de Santos de Cuesta y Loya Hernández así como otros elementos aún no identificados.

Fue Loya Hernández quien descendió de la patrulla y le hizo una revisión al hermano menor de Daniel Osvaldo y José Luis y otro agente le dijo “por qué no te paraste hijo de tu pinche madre”.

Momentos después Eugenio de los Santos de Cuesta descendió de la unidad 509 y con el arma de fuego golpeó en la cabeza a Daniel Osvaldo Vázquez y le disparó en dos ocasiones sin lesionarlo, para después retirarse del lugar.

En un segundo momento, el mismo día, entre las 19:00 y las 19:30 horas las cuatro víctimas tripulaban una pick up Dodge tipo Ram 1500, color gris y modelo 2002 sobre la calle La Paz y Casa de Janos de la misma colonia y fueron interceptados por los elementos de las patrullas 420, 509 y 504, entre otras unidades oficiales.

Los servidores sometieron a los civiles a una revisión física e inspeccionaron la pick up. Después les pusieron las esposas y los privaron de la libertad. Mientras que Campoy manejó el vehículo particular para seguir las unidades oficiales.

Primero la pick up fue abandonada en el estacionamiento de un supermercado ubicado en la avenida De Las Torres y calle Henequén, y después se localizó debajo del puente de la Manuel J. Clouthier y Las Torres.

El Tribunal de Juicio Oral ordenó que los tres sentenciados continúen presos y citó a las partes para otra audiencia el 10 de noviembre, a fin de determinar qué pena deberán compurgar.  (El Diario)

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: