TORRE SABATINA



Los ‘neoliberales’, de la 4T

Dieciocho meses, desde el último intento, fallido por cierto, en que se tocó las puertas del Cónsul General de México en El Paso, Texas, Mauricio Ibarra Ponce de León – aquel ya lejano mes de enero de 2020-, y 29 días después de haber entregado su denuncia personal, sobre abusos y violaciones a los derechos humanos por parte del Consulado General de México en Los Ángeles, en los tiempos de la ex senadora del PRI, Martha Irene Lara Alatorre al presidente Andrés Manuel López Obrador, los ‘neoliberales’ de la 4T han resultado ser un complejo problema para el gobierno de la República.

El dictamen de marzo de 2019, en el que las Comisiones Unidas de Relaciones Exteriores y de Relaciones Exteriores para América del Norte del Senado, ratificó como Cónsul General de México en El Paso, a Ibarra Ponce de León, un diplomático de carrera, estableció que la principal prioridad de ese Consulado sería “ofrecer asistencia y protección consular para atender las necesidades de la comunidad mexicana, con una visión centrada en los derechos de los migrantes”.

Pero el caso de Rubén Ortega, al que tampoco atendió esa oficina Consular, fue una ‘excepción a la regla’.

Se lo cuento porque, en ese tema del extraordinario caso del despojo y amenazas que sufrió y denunció en su momento el connacional, Rubén Ortega Cazares en Chihuahua, durante el gobierno de Patricio Martínez García (1998-2004), los funcionarios de la cuarta transformación no dan pie con bola.

A pesar de la instrucción presidencial girada por el presidente a la secretaria de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSPC), Rosa Icela Rodríguez Vázquez, durante la conferencia mañanera el pasado 9 de agosto en Ciudad Juárez, literalmente nada se ha avanzado en el soporte solicitado al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador para que se encauce una denuncia con el apoyo y respaldo moral del gobierno federal en contra de un sinfín de funcionarios de los gobiernos del PRI y del PAN, y de esa ‘intocable’ élite de servidores del Servicio Exterior Mexicano atrincherados en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

El único documento fehaciente que intenta dar respuesta a la denuncia del connacional chihuahuense que fue despojado mediante una ‘chicanada’ en los tribunales laborales en el gobierno del también ex senador Patricio Martínez, es:

Ahora que las cartas se han puesto de ‘moda’ con el asunto de la ‘Carta de Madrid’ del Partido Vox de España, suscrita por los senadores del PAN, y la recién difundida en Chihuahua, adjudicada por un bufete de abogados al exgobernador César Duarte, que da puntual respuesta al ejercicio de gobierno del panista Javier Corral, aparece otra misiva, esta girada por Oscar Muñoz Muñoz, Subdirector Adscrito a la Coordinación General de Comunicación Social y Vocería del Gobierno de la República, es decir, el segundo de a bordo, de Jesús Ramírez Cuevas, el jefe de comunicación social del presidente de México.

En ella, le dan la última estocada a Ortega, en su intención de participar libremente con su denuncia de hechos en la conferencia mañanera, en la que dejan en claro que solo pueden ser acreditados los periodistas de medios de comunicación nacional, internacional convencional o de medios digitales con al menos 100 mil usuarios.

Es decir, que no tendrá acceso a las conferencias mañaneras que preside el Ejecutivo.

Nos enteramos que Rubén Ortega, el hombre robado y humillado en la ciudad de Chihuahua, quien vino a invertir y se creyó la invitación del entonces presidente de México, Vicente Fox Quesada, que llamó a los connacionales a traer su dinero a México, respondió ayer mismo a los voceros presidenciales, acusando que muchos de los funcionarios del gobierno federal, son esencia misma del “neoliberalismo”.

“Simplemente le dan vueltas a los problemas planteados personalmente, mediante una carta al presidente de la República”.

En la pasarela de funcionarios del gobierno, a los que gustosamente Ortega llama “ignorantes”, aparecen Rodrigo de la Riva, titular de la Unidad de Análisis Estratégico e Interinstitucional; Aída Gutiérrez Tejeda, de quien dijo se dio hasta el gusto de colgarle el teléfono móvil en varias ocasiones en que demandaba asistencia jurídica;

Aída Gutiérrez le paso el problema a su subalterno, Luis Lara, quien tampoco hizo nada. Este lo turnó al doctor Arturo Medina Padilla, responsable de la Unidad de Construcción de Paz, cuya secretaria, Sara Sigales, prometió que el jefe Medina se comunicaría personalmente con Rubén Ortega, y de eso ya han pasado más de 10 días.

En la carta enviada a la Coordinación de Comunicación Social de la Presidencia de la República, Ortega fustiga también a Esteban González, titular de comunicación social de la Cancillería donde despacha Marcelo Ebrard Casaubón, ese que quiere ser presidente de México y sucesor del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Pero hay más funcionarios como Leticia Maquiterramoto, directora de Protección a Mexicanos en el Exterior, “ignorante de lo que significa la protección a los mexicanos”, y quien fue la que le pasó el caso Ortega a Gutiérrez Tejeda para “encubrir a los delincuentes del personal del Consulado de México en Los Angeles”, durante los tiempos en que fueron Cónsules Generales, Martha Lara y Rubén Beltrán Guerrero.

Hay otra dependencia contactada, la del Órgano Interno de Control de la Secretaria de Relaciones Exteriores, cuya titular, Soledad López Acosta, tampoco supo dar respuesta.

Rubén Ortega dice que son muchos los responsables en esta cadena de pifias y omisiones que tiene también en los Cónsules de Protección, Julián Adem –actual Cónsul General de Milwaukee-, Fernando Tiscareño Luján, a quien Martha Lara protegió y Agustín Pradillo, entre otros, a funcionarios y ex servidores que son presuntos responsables en la serie de abusos y violaciones al connacional que decidió bloquear el freeway de Los Angeles, en un intento por ser escuchado, pero que a cambio, recibió la sentencia de un Juez que en California, inicialmente lo había condenado a 20 años de prisión por caso de felonía (delito grave de violación a las leyes).

Todo por culpa de esos ‘neoliberales’ que hoy siguen ocupando espacios de poder en la cancillería, bajo la bendición de Marcelo Ebrard, que ve escurrir sus posibilidades a la candidatura presidencial.

Posdata: Torre Sabatina, con tema único, se escribe y difunde en Latorrefuerte.com y en muchos otros medios digitales del estado de Chihuahua.

Comentarios: latorrefuerte64@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: