CIUDAD JUAREZ.- La coincidencia de un programa social desarrollado por la Universidad Tecnológica de Ciudad Juárez (UTCJ) en apoyo a las familias en extrema pobreza, semanas antes de la llegada de plan emergente ‘Todos Somos Juárez, Reconstruyamos la Ciudad’, ha integrado a cerca de dos mil personas de doce diferentes colonias que han encontrado “sentido por la vida”.

Madres de familia, hombres de la tercera edad, jóvenes y niños decidieron incorporarse a los talleres sobre valores y encontraron que detrás de éstos programas –muchas veces satanizados- había una razón para encontrar el beneficio personal y social.

A María Gómez, una mujer de 47 años, con dos hijos en la adolescencia, que se encontraba sin el apoyo y el sustento de su marido, asesinado en octubre de 2009, el programa le ha servido para retomar la confianza y el rumbo de que las cosas tendrán que cambiar: “Nuestros problemas son muy fuertes, pero hemos decidido hacer algo para que las cosas sean diferentes”, dijo la mujer.

Jesús Ramírez, coordinador de servicios tecnológicos de la UTCJ, dijo a El Universal que ahora la gente ha cambiado, y ha integrado a su vida nuevos valores para su beneficio personal y social, lo que ha detonado en un “éxito total” el programa de Talleres de Valores para la Vida y la Empleabilidad, que además tiene el apoyo del gobierno federal a través del plan gubernamental ‘Todos Somos Juárez’.

“Suficiente poder escucharlos, para saber que ellos se sienten atendidos y tomados en cuenta”, comentó.

El rector de la UTCJ, Humberto Carlos Morales Moreno, dijo que la Universidad logró integrar a decenas de familias en extrema pobreza en la coyuntura de un programa social local que se denominó: “Quiérete y Únete”, pero que tuvo el respaldo y la visión del gobierno federal y de la Secretaria de Trabajo y Previsión Social para apoyar con recursos a la población necesitada localizada en las colonias enclavadas en el cinturón de “miseria” y pobreza extrema al sur de la ciudad.

Agregó que ahora ellos (gente) ejemplifican los valores y se han dado cuenta de que así pueden participar mejor.
Informó que la UTCJ buscaba desde hace meses impactar y apoyar con servicios comunitarios: obras físicas, social, cultural y de servicios médicos a la gente que necesitaba, no solo de recursos, sino de un apoyo más sólido para la integración social.

A partir de la incorporación del plan Todos Somos Juarez, la UTCJ ha orientado sus esfuerzos y aspectos académicos y la STyPS ha otorgado el apoyo económico para que empiece a cambiar la vida de miles de habitantes en esta región, dijo el rector.

Jesús Ramírez dijo que inicialmente los vecinos de las colonias venían a buscar solamente el apoyo económico y no el contenido de los cursos y talleres de valores que finalmente lograron alcanzar a muchas familias.

Ellos optaron por buscar una vida mejor, y pronto decidieron cambiar de actitud y preocuparse por el beneficio comunitario, pero también por su desarrollo personal.

Algunos indicadores a través de los cuales se mide el llamado éxito de los talleres, está íntimamente relacionado con la comunión total de los habitantes, la preocupación por los valores, el beneficio directo de los programas sociales, por el entorno familiar y las calles y el apoyo mutuo que empieza a generarse entre la población, en medio de una urbe, que enfrenta serios problemas sociales y económicos.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: