Beatriz HOYEl PRI se fisura.

Las alianzas y los acuerdos “en lo oscurito” le habían pegado a todos: al gobierno de Felipe Calderón, al PRD de Jesús Ortega, al PAN de César Nava, y a la izquierda que encabeza Andrés Manuel López Obrador. Pero no habían pegado al PRI. Hasta ahora.

Por un lado hay inconformidad de algunos legisladores priístas con su coordinador Francisco Rojas y con la lideresa nacional, Beatriz Paredes, a quienes se acusa de haber sido “chamaqueados desde Los Pinos” con las alianzas.

Estas fuentes cuentan que el martes pasado, en la reunión previa de la bancada tricolor, diputados de Morelos, Guerrero, Chiapas, Sonora, Jalisco y de algunas entidades más, “expresaron con irritación que en sus respectivos distritos electorales han sido severamente cuestionados por el pacto antialianza en el estado de México a cambio de un IVA de 16%”, acuerdo que, por cierto, confirmó ya el gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto.

Pero por el otro lado se dice que este asunto ha permitido golpear, desde adentro del mismo PRI, a dos presidenciables: Paredes y Peña Nieto. El caso es que los priístas, tan sólidos que se veían hasta hace poco tiempo, han comenzado a sufrir fisura.

Finalmente Gerardo Buganza decidió qué quiere: renunció al PAN. Se dijo molesto por la designación de Miguel Ángel Yunes como candidato a la gubernatura de Veracruz. El problema es que el PRI tiene ya gallo (el diputado federal con licencia Javier Duarte de Ochoa), y justo ayer PRD, PT y Convergencia firmaron una alianza, “El Diálogo para la Reconstrucción de México”, con Dante Delgado Rannauro como su virtual candidato a la gubernatura. Buganza renuncia, pero no juega.

Se dice que ha sostenido pláticas con los jerarcas del PRI. ¿Qué planea? Cuidado en Hidalgo con la alianza PRD-PAN. Un nubarrón se acerca. José Guadarrama y Francisco Xavier Berganza Escorza ya anunciaron que no van a permitir que Xóchitl Gálvez Ruiz sea candidata única, designada desde el centro.

Ellos calificaron el proceso como “cochinero”, y ella respondió con un: “Ahora resulta que la mapache soy yo” y, además, ya los acusó de misóginos: “La parte que no acepto y que es un asunto de género, es que se diga que estoy ahí porque me imponen y que no se reconozca que estoy por mi trabajo y mi talento”.

Fernando Gómez Mont convocó a su equipo más cercano a cenar a su casa. Ahí estuvieron algunos subsecretarios, el oficial mayor y la directora para el desarrollo político Blanca Heredia. El rumor se extendió de inmediato: Que ya se iban. Pero no fue así, por supuesto. Salieron con la agenda de impulsar las reformas.

Apunte final: La solicitud de ausencia temporal de César Nava no había llegado, todavía anoche, a la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados. Esto significa que podrían mandar el caso hasta la próxima semana. (De llos periodistas de El Universal)

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: