CIUDAD JUAREZ.- Los psicólogos le llaman a Juárez la ‘ciudad de duelo’. Y aseguran que en ella hay muchas pérdidas: humanas, de valores, y de convivencia y armonía. Ellos están preocupados porque en un futuro inmediato los niños puedan desarrollar una conducta agresiva, que engendraría a su vez una futura y potencial “generación de violencia”.

La presidenta del Colegio de Psicólogos del Distrito Bravos, Chihuahua, Guadalupe Díaz Rodríguez, dice que por cada uno de los agredidos por la violencia en la lucha contra el narcotráfico, se estima que existen cuando menos otros diez que se ven diariamente “impactados” psicológicamente, en el marco de una guerra que ya contabiliza más de 6 mil crímenes, de los cuales más de 2 mil han ocurrido tan solo en lo que va de este año (2010).

Pero no existe –como sucede en todo el país- una cultura de atención psicológica o de tratamiento al daño mental por parte de la población que sufre ahora los efectos de la violencia, y donde los infantes, son la mayor preocupación de los especialistas en la materia.

Paradójicamente apenas dos y tres personas de entre un grupo de 100, logran atenderse profesionalmente, en tanto que el número de las victimas crece de manera exponencial todos los días a causa de la inseguridad.

“Nos hemos vuelto disfuncionales, porque todos estamos afectados”, dice Díaz al referirse al tamaño del problema que enfrenta no solo el gobierno en sus tres niveles, sino las diferentes instituciones y grupos de salud que están preocupados por lo que de manera particular ha sucedido en Ciudad Juárez.

-Las calles solas, el cierre de los negocios y el desempleo nos están impactando-. “La gente tiene miedo…está angustiada”, dice por su parte el psicólogo y coordinador de los programas de atención psicológica de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), Enrique Anchondo.

Sin embargo ninguna de las instituciones de salud que ahora participan conoce el tamaño del problema. No hay estadísticas y tampoco una cultura de sanidad mental y psicológica, afirman los especialistas del tema.

La Presidente del Colegio de Psicólogos en la región, afirma que los efectos visibles del daño mental están llevando a la deserción escolar y a que los niños vivan en hogares que han quedado desechos como consecuencia de los sucesos violentos y del saldo de muerte.

La mayoría de los niños afectados por la lucha violenta contra el narcotráfico ha traído consigo severos problemas de depresión, agresión y aislamiento, que intenta ser atendida por las instituciones.

Los profesionistas no se ponen de acuerdo en las cifras de quienes buscan una atención especializada. Anchondo dice que apenas dos o tres logran atenderse. Otras profesionistas dicen que son diez y quince de cada 100, aunque finalmente aceptan que contados llegan a obtener el tratamiento completo.

Según datos aportados por el coordinador de psicología de la UACJ, semestralmente el Centro de Atención Psicológica que maneja esa institución de educación superior atiende a un grupo de entre 150 y 200 pacientes, en una población que es generalizada. Esto es, que por igual, los efectos han dañado a niños, jóvenes como adultos. –Es general-, enfatiza Enrique Anchondo.

En Ciudad Juárez, hombres y mujeres han cambiado paulatinamente su patrón de vida, rutas y horarios en sus centros de trabajo y en las escuelas.

Y existe una razón en la que todos los profesionistas y especialistas coinciden: La gente esta asustada a causa de la violencia que ha generado el narcotráfico y pide ayuda.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: