Por muchos aspectos que se analizan bajo la óptica de la praxis política, difícilmente veremos a un Alfredo Urías en la prisión o a un Sergio Belmonte tras las rejas, ambos señalados por sus correligionarios-detractores de su partido como los hombres en la línea más delgada en los asuntos de la culpabilidad o del visceral linchamiento político.  (Leer más en espacio de la Columna Politikkón…La Transición Politica Planchada).

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: