Por Mario Héctor Silva./

LA TRANSICION POLITICA PLANCHADA.

A escasas semanas de que el gobierno municipal de José Reyes Ferriz concluya, éste ha decidido pagarle con la misma moneda al gobierno entrante del segundo vez electo alcalde de Juárez, Héctor ‘Teto’ Murguía. Estamos hablando de una deuda superior de 200 millones de pesos, pero con la ventaja de que el gobierno entrante tendrá a su favor una línea de crédito abierta para solventar la bronca, según lo dio a conocer hace unos días el tesorero municipal, Alfredo Urías Cantú.

Aunque muchos afirman que el asunto de la deuda que heredará la próxima administración no es nada menor, lo cierto es que terminará el controvertido tema en medio de la discordia y las diferencias políticas entre los seguidores de uno y otro grupo que apoyan a los presidentes en turno.

Por muchos aspectos que se analizan bajo la óptica de la praxis política, difícilmente veremos a un Alfredo Urías en la prisión o a un Sergio Belmonte tras las rejas, ambos señalados por sus correligionarios-detractores de su partido como los hombres en la línea más delgada en los asuntos de la culpabilidad o del visceral linchamiento político.
Uno de estos aspectos es la correlación política: César Duarte-José Reyes Ferriz, quizás el más sólido fundamento que tiene como punto de visibilidad una alianza entre ambos en la construcción de la candidatura del primero, que tuvo como final feliz el triunfo electoral del pasado 4 de julio.

Y a decir verdad, no eran pocos los morbosos detractores que se afilaban ya las uñas y se preparaban a ver el espectáculo político. Especialmente cuando se cantó a los cuatro vientos, que el equipo de Murguía había designado, por instrucciones del gobernador José Reyes Baeza, que fuera Víctor Valencia el encargado de recibir el proceso de entrega-recepción del gobierno, sabedores de que Victor haría cera y pabilo del gobierno de su archienemigo, el presidente municipal de Juárez, José Reyes Ferriz.

Al margen de los aspectos que tienen que ver con la justicia, que en México sabemos que es ciega y torpe, ¿Alguien en Chihuahua creería que realmente el gobernador electo Cesar Duarte permitirá un linchamiento político de uno de sus principales aliados, especialmente el mayor, hablando de una metrópoli como la de Juárez?.

Más allá, y con todo y las lindezas de una administración pública inédita, por el crecimiento cualitativo de los problemas de inseguridad pública relacionados al crimen organizado, o por la presumible alianza con el gobierno federal, José Reyes Ferriz bien podría estar en la lista de los futuros secretarios estatales en el proyecto de César Duarte Jáquez.
El edil cometió un pecado. Con recomendación o sin ella, eligió a un grupo de colaboradores que poco lo ayudaron en su gobierno, y allí aparecen un grupo de grises funcionarios que está encabezado por el actual director de Obras Publicas, Sergio Acosta del Val, Isela Torres; Gonzalo Díaz Rojero, Guillermo Prieto Quintana, etc.,etc.,

LA DESPEDIDA DE REYES BAEZA.

Sumida en una de las más profundas crisis que haya enfrentado gobierno estatal alguno, especialmente matizado por los crecientes problemas de inseguridad y la falta de capacidad para resolverlos, el gobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza se ha despedido de los juarenses, dejando un halo de  sinsabores, de fracaso en la conducción de las políticas públicas y de un saldo negativo en la relación de resultados a las demandas que le fueron planteadas desde aquella campaña política de 2004.

El ejercicio gubernamental de Reyes Baeza que empezó con grandes expectativas y con un crecimiento que llegó a su cresta en el 2007, escenario en el que incluso alguien vendió la idea de que Reyes Baeza podría incluso llegar a la candidatura presidencial, tuvo un espectacular debacle, que acabó con el sueño de los chihuahuenses.

La estructura política, apoyada en quien fue primero su secretario general de gobierno, y posteriormente su mariscal en el Congreso del Estado, Fernando Rodríguez Moreno, no alcanzo la suficiente solidez en los momentos en los que más lo necesito el gobierno estatal.

Por cierto que nos enteramos que a Fernando, quien seguramente tendrá la recomendación de su amigo y padrino para ocupar un puesto en el gobierno municipal de Marco Adán Quezada en la capital, le apodan ‘El Llorón’.

Cuentan que una vez en la capital, durante el gobierno municipal de José Reyes Baeza, Fernando Rodríguez Moreno le quedo muy mal, o mejor dicho fue más que incapaz de poder servirle al gobernador en turno, Patricio Martínez García –el jefe de su jefe-, suficiente para que el gobernador instruyera que lo pusieran de patitas en la calle.
El asunto era tan grave y tan delicado que no había otra opción más que pedirle que saliera del gobierno, a lo que tuvo que intervenir Reyes Baeza para llevar a su amigo al Palacio de Gobierno, donde Fernando se echó a llorar y a suplicarle como “mariquita” al gobernador, según cuentan, para que Patricio no lo corriera.

Desde entonces en el círculo rojo del gobernador José Reyes Baeza, todos saben que Fernando Rodríguez es el ‘Llorón’. Así es que si las cosas le pintan bien, o mejor dicho tiene suerte –que la necesitara-, Fernando Rodríguez Moreno, el mismo que acarició la posibilidad de convertirse en Rector de la UACH y que pensó en ganarle la partida a Marco Adán Quezada, como candidato al gobierno municipal de la capital, podría tener un espacio en el Ayuntamiento.

Y todo dependerá del futuro de otro amigo de Reyes Baeza: Oscar Villalobos, considerado ya el último eslabón de los delicienses. Si Oscar logra la ansiada pluri en el Congreso, crecen las posibilidades de Rodríguez Moreno, de lo contrario es casi seguro que Oscar sea el invitado a participar en el gabinete de Marco Adán.

Los malosos aseguran que el Ayuntamiento de Quezada podría convertirse en el refugio seguro del grupo de los amigos de su compadre José Reyes Baeza.

LA DANZA DE LOS MILLONES EN LA PREPA.

Un grupo de padres de familia de la Preparatoria Diurna de El Chamizal, están pidiendo cuentas claras de lo que presumen un mal manejo financiero del grupo directivo que a través del Patronato manejan los recursos millonarios de la preparatoria.

Los que saben de estos asuntos, ya cantan que andan bailando varios millones de pesos de los que no hay cuentas, ni claridad y mucho menos la buena voluntad, del presidente del Patronato, Hugo Lucero Palma, de dar cuentas sobre los dineros.

Comentarios:  elpolitikon@gmail.com


Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: