Villa del Portal¿A qué chingados vienen?. No necesitamos los soldados, ¡que se vayan!, dijo visiblemente molesto el hermano mayor de Jesús Enríquez Viramontes de 39 años, que fue “balaceado” a las 11:30 de la noche del fatídico sábado, y que cambiaría para siempre la vida de las familias del fraccionamiento Villas de Salvarcar, donde, un día después, todo se convirtió en desolación y tristeza.

Con una creciente cifra de ejecutados, cuyo número oficial llegó a los 16, las autoridades civiles y militares enfrentaron otra aciaga jornada -donde no hubo avances en la investigación para la detención de los responsables-, los sectores académico y social condenaron la masacre, que otra vez, puso a Ciudad Juárez en los titulares de los medios en el mundo entero.

El alcalde José Reyes Ferriz -el único en dar la cara a los medios-, habló de cinco llamadas de “gran importancia” que fueron detectadas por el sistema de la denuncia anónima de Crime Stoppers y exhortó, casi a manera de suplica a los ciudadanos, para que aportaran información y datos específicos para detener a los criminales.

En la colonia Villas de Salvarcar todo fue desolación y tristeza; el silencio sepulcral, que dibujaba incredulidad y frustración por la tragedia.

Ocho soldados que bajaron de la unidad militar 5003321, pasadas las 16:00 horas, empezaron a infiltrarse entre los deudos de las víctimas y los amigos. La presencia de los hombres de uniforme verde olivo en la calle Villa del Portal, hizo que el ambiente fuera más que tenso y, las pláticas fueron bajando de volumen…

Sobre la banqueta de la casa marcada con el número 1306, justo donde se encuentra el puestecito donde vendían sodas y fritangas, está marcada una cruz de calhidra, de medio metro, que tiene dos rosas de color rojo, en memoria del hombre acribillado.

Más de un centenar de familiares y amigos cercanos, estudiantes y compañeros del Cebetis 128, del Colegio de Bachilleres y de la Universidad Autónoma de Chihuahua, coparon prácticamente la diminuta calle de Villa del Portal, entre Villa del Cedro y Villa del Sauzal, para condenar los hechos y pedir que se haga justicia.

En esa unidad habitacional, que fue construida hace diez años, de apariencia humilde, prácticamente enclavada en una “isla”, localizada entre mastizales, hierba seca y gobernadora, que contrasta a escasos 500 metros con la imponente arquitectura del Hospital  Regional de Zona Numero 66 del Seguro Social, al sur de la ciudad, los deudos lloraron a sus muertos.

–Éramos una familia, aquí crecimos y nos cuidábamos todos-, dijo un hombre de la familia Piña Dávila que vive en el numero 1211 de Villa del Portal, donde esperaban que llegaran los cuerpos de dos familiares acribillados; Uno era universitario, el otro estudiaba el bachillerato.

La Villa del Portal se convirtió en un viacrucis, una ruta de luto, donde los familiares y amigos, se reunieron en grupos de 20 y 30 personas a lo largo y ancho de la calle: sobre las banquetas y las cocheras, donde fueron colocadas más de un centenar de sillas para atender a los visitantes.

Oraciones y plegarias, abrazos de solidaridad y lagrimas, unieron a los residentes. Lloraron a cielo abierto y en espera de una respuesta, y de justicia divina.

“El señor hará justicia, por la maldad”, le dijo una amiga de la familia, a la abuela de José Luis Aguilar Camargo, de nombre Hilda Soto. Ella cuenta que su nieto, que tenía 21 años cumplidos, y un futuro promisorio en la Universidad, ya había dado muestras de sus habilidades en el deporte.

-“Me mataron a dos, no es justo”, dijo Doña Hilda al borde de las lagrimas, para decir que también le asesinaron a Horacio Soto Camargo, de 19 años.

En un momento, en el exterior de esa vivienda de color amarillo canario, con dos arcos de color gris sobre la fachada, los familiares lloraron la tragedia. –La madre de José Luis Aguilar, Maricruz Camargo, estaba completamente afónica…Su rostro denotaba el cansancio de las últimas horas. Y apenas balbuceo, casi de manera imperceptible: “Que puedo hacer yo, los estábamos cuidando y mire lo que paso”…

El presidente municipal, José Reyes Ferriz, anuncio esta tarde que el número de víctimas aumento a 16 con respecto a la última cifra dada a conocer por las autoridades la tarde de ayer.

Uno murió anoche y otro por la madrugada, dijo el alcalde de Juárez, para señalar también que el resto de los internos en los hospitales del Seguro Social, reciben atención médica, y donde dijo, ya no hay casos de “extrema gravedad”, aunque algunos son de cuidado, preciso.

Repudio a la violencia.

Los sectores académicos y sociales de Ciudad Juárez, manifestaron su repudio a la ola de violencia.

El director de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH), Eduardo Borunda,  condeno los hechos y repudió la ola de violencia “que nuevamente afecta a toda la comunidad estudiantil”…Esperamos que pronto se esclarezca el caso, dijo el directivo.

Cipriana Jurado del Centro de Investigación y Solidaridad Obrera (CISO), dijo que no es posible que se sigan permitiendo este tipo de masacres contra los jóvenes. ¿Qué les pasa a las autoridades?, ya es el colmo lo que estas pasando. No puede quedar impune este asesinato.

Jurado dijo que existe una política de disimulo de las autoridades de lo que está pasando en Ciudad Juárez. ¿Qué están haciendo el Procurador, el Gobernador, el presidente municipal y el Presidente Felipe Calderón?, dijo la directora del CISO.

Por su parte el visitador especial de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, Gustavo de la Rosa Hickerson, dijo que estos hechos “son actos de terroristas”, de una o las dos bandas (de la delincuencia organizada) que tienen aterrorizada a la ciudad.

El presidente  de la Comisión de Seguridad Publica en el Congreso del Estado, Antonio Andreu Rodríguez, condeno los sucesos y dijo que este tipo de hechos “rebasa los límites de la  credibilidad”  y enluta a las familias juarenses. Esperamos que las autoridades competentes encuentren a los responsables de este múltiple homicidio, dijo.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: