granadas

WASHINGTON, DC. (OEM-Informex).- El Gobierno de Estados Unidos, por medio del Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) en el año 2009, permitió el tráfico ilegal de granadas a México en un operativo similar al de “Rápido y Furioso” y “Receptor Abierto”, revela un reporte del Departamento de Justicia estadunidense.

“En octubre de 2009, un año después de que Jean Baptiste Kingery, (ciudadano estadunidense) fuera señalado por la ATF de adquirir ilegalmente rifles AK-47 a proveedores no autorizados o contemplados en “Rápido y Furioso” y “Receptor Abierto”, agentes especiales la de la División de ATF en Phoenix, Arizona, se enteraron que Kingery que estaba ordenando la compra de grandes cantidades de granadas a un proveedor mayoritario del ejército”, dice el reporte del inspector general del Departamento de Justicia, llevado a cabo para abordar en más detalle la magnitud de las operaciones designadas para rastrear el tráfico ilegal de armas a México.

Lo más grave de reporte del gobierno del presidente Barack Obama, sobre los daños que causó a los Estados Unidos y México, “Rápido y Furioso” y “Receptor Abierto”, es que determina que en paralelo a estos dos operativos erróneos, se llevaron a cabo acciones similares por parte de Kingerty, quien fue reclutado por ATF como parte de sus acciones encubiertas para supuestamente rastrear y parar el tráfico de armas a México.

“Los agentes de ATF tenían la sospecha de que Kingery transportaba los componentes de granadas para llevarlas a México, para que una vez dentro de ese país armar las granadas y proveérselas a los cárteles de la droga”, matiza el reporte.

Entre noviembre de 2009 y marzo de 2010, el Departamento de Justicia sostiene que agentes de ATF confiscaron dos envíos de componentes de granadas que tenían como destinatario a Kingery.

Con este antecedente, los agentes de ATF en Phoenix, iniciaron un operativo de vigilancia de Kingery para intentar determinar quiénes en México eran los clientes de este traficante de armas. Al mismo tiempo, los agentes de ATF se pusieron de acuerdo con las autoridades mexicanas para en operativos conjuntos, o por separado, intentar arrestar a Kingery.

“Ninguno de estos objetivos tuvo éxito, poco después se enteraron en ATF que dos granadas encontradas en una escena de crimen en México, contenían componentes y partes del tipo que ATF utilizó en los componentes entregados a Kingery”, enfatiza el reporte.

No obstante, en junio de 2010 agentes de Aduanas y Patrulla Fronteriza (CBP) arrestaron a Kingery cuando cruzaba la frontera en Arizona, para ingresar a México. Durante las revisiones a las que fue sometido Kingery, los agentes de CBP localizaron en su vehículo 114 componentes de granada y más de 200 cargas de munición. Aun así, a Kingery no se le pudo acusar de nada, y no fue hasta agosto de 2011, cuando en México, Kingery fue detenido acusado de los delitos de violación de leyes referidas al crimen organizado. – (El Sol de México)

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: