Por Jaime GARCÍA CHÁVEZ./

“A cada cual lo suyo”, es el título de una buena novela de Leonardo Sciascia. En realidad toda su obra no tiene desperdicio. Esta novela policíaca se intituló tomando el logotipo de “L´ Osservatore Romano”: Unicuique suum, que se traduce por el muy conocido: a cada cual lo suyo.

La obra aborda dos homicidios que se anunciaron mediante un anónimo que se confeccionó con palabras recortadas de un ejemplar del influyente  periódico católico. Había que buscar a los escasos  suscriptores, probablemente de entre ellos saldría el autor de sendos atentados homicidas. Obvio: buscar a los únicos destinatarios en la vecindad era el camino o pista para encontrar al delincuente. Laurana, el protagonista de la novela, tomó ese camino, para él ahí estaba la senda  para encontrar al delincuente.

En Chihuahua hay un paralelismo con la obra del italiano.  Igual acá, entre nosotros: la experta en escenas de crimen  —Patricia González, última procuradora del Estado— señala con todas sus espontáneas palabras que las confesiones de su hermano secuestrado tienen como locación  un sitio donde manda —así se cree— el primer fiscal que la sustituyó en eso que coloquialmente se llama función persecutora de los delitos.

Su hermano, secuestrado y cautivo, tiene el beneficio de la duda de hablar bajo fuerte e irresistible presión, aunque se parece al legendario líder estudiantil Sócrates Campos Lemus del que se decía que solo le dieron dos golpes: uno para que hablara y otro para que se callara, pues es bastante lengua suelta, o lee un telepromter o algo o mucho sabrá. Como secuestrado tiene mi solidaridad.

En cambio, la ex procuradora de manera espontánea, ante periodistas profesionales lo que afirmó es que en una instalación de la novísima fiscalía se tomó el video de su hermano, lo que se traduce en una acusación por la que debe responder el gobierno del estado y en especial el sagaz Fiscal General, captor se dice del mismísimo Joaquín Hernández Galicia, alias la Quina.

Esto significa una o varias de estas cosas, entre otras que usted pueda conjeturar:

1.- Que quienes tienen secuestrado al hermano son agentes del gobierno de Duarte, bien el Fiscal General o algún funcionario de menor rango —policía o no—, eso no importa.

2.- Que estos altos funcionarios no saben lo que pasa en sus instalaciones y los subalternos las aprovechan para mantener en cautiverio al secuestrado y aun como locación para video filmar escalofriantes narraciones que nos lleva a preguntarnos: ¿estos nos gobernaron?.

3.- Que alguien del gobierno de Duarte —no importa el nivel— le presta a los secuestradores instalaciones públicas para delinquir, obviamente al cártel enemigo de la Línea, al igual que en otras partes del país se toma las prisiones como campo de operación  para planear y ejecutar deleznables  crímenes.

Y ya poniéndonos jocoso, probablemente alguien, como esos dos hermanos que venían de Mapimí y que por no venirse de oquis robaron Guanaseví, como los creativos captores no tenían donde poner su locación contrataron una suite a la fiscalía. En una película de Juan Orol eso es posible y hasta en otra de Woody Allen.

Cuando menos eso se concluye de la declaración de Patricia González y es posible el telón de fondo de un ajuste entre los gobernantes que se fueron y los recién llegados, del mismo  partido no lo olvidemos.

La confesión debe investigarse. Patricia González sabe que los secuestradores pudieron haber montado un escenario, no es nada difícil, empero  no cupo en ella la prudencia y se aventuró a afirmar lo dicho. Se debe ir al fondo.

Al igual que en  la novela de italiano-Siciliano  aquí la verdad se dimensiona teniendo a la vista los intereses de los poderosos: de dentro y fuera del estado, de dentro y fuera de la delincuencia no obstante que las fronteras ya son  invisibles a los ojos de los  atentos al  you tube.

Puede ser que el escenario sea tan útil como el recorte periodístico de la novela para llegar a los criminales. De paso se le puede dar a cada cual lo suyo.

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: