Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, habría referido tres o cuatro casos que encuadran bajo la figura de ‘presos políticos’, y todos los hilos de la madeja conducen al estratega judicial y ex consejero jurídico, Maclovio Murillo Chávez…

TORRE FUERTE

*Maclovio, tras los abusos y excesos de poder

*Tras la caída de Portillo, sigue Arias

*Se va la ‘incorruptible’ administradora

*Defiende como un perro, recursos del Fideicomiso

* ‘Chuecos’, la disputa de filias y fobias

 

Maclovio, tras los abusos y excesos de poder /

Como efecto dominó, empiezan a ‘caerse’, uno a uno, los diferentes procesos judiciales que deliberadamente y de la mano del ex secretario de Hacienda, Jaime Herrera Corral, armó, presuntamente para incriminar y generar una ola de terror político, el ex consejero jurídico del gobernador de Chihuahua, Maclovio Murillo Chávez.

Y todo apunta a que el llamado sistema de ‘Justicia para Chihuahua’, que tanto ha presumido dentro y fuera del estado de Chihuahua, el mismísimo gobernador, de Javier Corral Jurado, estaba sostenido con alfileres, de expedientes y casos que cada se asemejan más –valga la comparación-, a los expedientes de la desaparecida Procuraduría General de Justicia en el estado de Chihuahua (PGJE).

En aquellos años, la ex titular de la Procuraduría de Justicia, Patricia González Rodríguez, que fue cómplice en el Operativo Conjunto Chihuahua (OCCH), donde por decenas, casos fueron armados al vapor para inculpar a inocentes de los asesinatos que convulsionaron a la administración del ex presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa.

La liberación de hace apenas unas horas de Jesús Manuel Luna, el secretario del ex gobernador, César Duarte Jaquez, detenido en abril de 2018 y quien aceptó en el procedimiento abreviado, su responsabilidad de utilizar un aeronave para un asunto “no oficial” (causa penal 2149/2017), es otro de los casos que presume ‘exceso de poder’.

Y no se trata de exonerar a nadie, pero es un asunto de ‘formas’ y de perversidad política.

Es uno más de los múltiples casos de abuso de poder de quienes en su momento se han encargado de hacerle el trabajo ‘sucio’ al gobernador de Chihuahua para presentarle resultados en la búsqueda de una ciega y parcial justicia de la que ahora son presuntos cómplices los responsables del poder judicial, desde la llegada de Maclovio Murillo hasta el actual consejero jurídico, Jorge Alberto Espinoza Cortés. Ambos, en el paquete del llamado sistema de ‘Justicia para Chihuahua’.

Por alguna causa que trasciende los reportes oficiales y hasta los filtrados informes en torno a una presunta enfermedad de su esposa, Murillo Chávez, el actual secretario del Ayuntamiento en el gobierno del alcalde Armando Cabada Alvídrez, salió mal y salió por la puerta trasera de palacio.

El trillado argumento de que se iba de la función pública por atender “asuntos personales”, es el mismo que ha servido para renunciar a los funcionarios y servidores públicos que fracasaron en la administración del gobierno de Javier Corral.

Y a ese tipo de expedientes para incriminar a gente inocente, agréguele también el caso de Karla Jurado Bafidis, amenazada y puesta bajo prisión en el millonario desvío de 246 millones de pesos (causa penal 780/2017), de una secretaria que fue llevada a un cargo administrativo de la secretaría de Educación, y a quien con apenas unos días, sus jefes de Educación, le hicieron firmar documentos de responsabilidad, que hoy son parte de una investigación sobre delito de peculado, súmele la probabilidad de que varias de estas detenciones sean hoy motivo de un caso que pueden tipificarse como “presos políticos”.

Hace unos días trascendió que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador a a través de la Secretaría de Gobernación, le tiene preparado un ‘pollito’ al gobernador de Chihuahua, Javier Corral, para que responda a las implicaciones de una lista de ex servidores públicos que podrían ser considerados ‘presos políticos’, y cuya lista es encabezada en Chihuahua por la contadora Guadalupe Medina Aragón, una víctima más del batido proceso judicial en la entidad.

Olga Sánchez Cordero, la titular de Gobernación, habría referido tres o cuatro casos que encuadran bajo la figura de ‘presos políticos’, y todos los hilos de la madeja conducen al estratega judicial y ex consejero jurídico, Maclovio Murillo Chávez.

Hace apenas unas semanas, Torre Fuerte, dio a conocer que Murillo y el ex secretario estatal de Finanzas, Jaime Herrera Corral, habrían orquestado una serie de ‘negociaciones’ a la sombra del poder para proteger a los hombres cercanos y hasta familiares del ex gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, y empinar en el llamado ‘Proceso de Justicia para Chihuahua’ a funcionarios de niveles inferiores.

Ese es otro caso que merece atención y que debe investigarse.

 

Tras la caída de Portillo, sigue Arias /

Un puñado de pobresores de la sección 8 del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE) andan felices tras el cese de la maestra Rosario Portillo, la primera coordinadora de educación en el gobierno de Javier Corral en Ciudad Juárez –de un caso abordado en múltiples ocasiones en este espacio (Torre Fuerte), y a quien se acreditaron diversas irregularidades y acciones de corrupción.

Las suficientes para que, a pesar de la resistencia y hasta la defensa a ultranza del director general de los servicios educativos del Estado de Chihuahua, Manuel Arias Delgado, la maestra haya sido cesada.

El 6 de mayo de 2017, dijimos que la profesora había sido sentada en el banquillo de los acusados, tras haberle acreditado en carpetas y denuncias, cuatro casos sobre manejos irregulares y acciones de corrupción en asuntos de “interinato”, “permisos prejubilatorios”, “permisos particulares” y el “desvío de claves y de recursos”, y cuyos resultados fueron entonces celosamente guardados en la Secretaría de Educación en la ciudad de Chihuahua por instrucciones ‘superiores’.

Empero, los profesores no están satisfechos y pedirán también al secretario Carlos González Herrera, la salida del director de SEECH, el profesor Manuel Arias por la protección y presunta complicidad y acuerdos con la maestra Rosario Portillo, quien se dijo el lujo de cobrar como ‘aviadora’ de primera clase en la administración de Javier Corral. Todo con la permisividad del maestro Arias, quien creyó tenerlo todo bajo control.

Los enterados de los entresijos en la capital, aseguran que el cese de Portillo obedeció, además de una serie de presiones a los que ya no resistió el titular de Educación por parte de los maestros, a un presunto acuerdo, de que se iba ella o se iba él. Y obvio que la maestra fue el hilo más delgado de la cuerda que acabó por reventar.

En los reportes entregados a este periodista, que ha seguido el caso de las denuncias en contra de Portillo desde los primeros meses posteriores a su remoción como coordinadora de educación en Juárez, ha trascendido que Manuel Arias es ni más ni menos que protegido de Pancho Barrio.

Es el ‘ahijado político’ del ex gobernador de Chihuahua, y a eso se debe a que el gobernador Javier Corral, y mucho menos el secretario Carlos González, y anteriormente Pablo Cuarón, hayan podido hacer absolutamente nada para quitarlo de la estructura de educación.

El caso de Portillo sin embargo es apenas la punta de la madeja de una amplia corrupción en el sistema de educación, de decenas de denuncias y quejas sobre irregularidades y arbitrarios manejos documentados en el servicio profesional docente, que a la sombra del poder, han perjudicado a muchos maestros.

Los expedientes de irregularidades y corrupción se cuentan por cientos, y en cada uno de ellos, existen muchas víctimas que en el gobierno de Javier Corral exigen ahora justicia.

Y sépase que los pobresores han ganado por ahora una batalla, pero no todavía la guerra al interior del gobierno.

Vienen más asuntos sobre casos similares de injusticia, abusos, robos, tráfico de influencias y desvío de recursos, pero serán tema de otras entregas de Torre Fuerte.

Por ahora, ya cayó la maestra Rosario Portillo, quien ha sido cesada de Educación, y muchos maestros están de pláceme.

Se va la ‘incorruptible’ administradora /

Se va la queridísima e ‘incorruptible’ maestra, Norma Deirdré Bazán Mayagoitia.

No pudo con la Aduana, ni con los ‘incontrolables’ manejos de corrupción al interior de la dependencia federal.

La funcionaria de la 4ª transformación le quedó debiendo al ‘Súperdelegado’ federal en Chihuahua, Juan Carlos Loera de la Rosa, que la víspera, se ufanaba de la llegada y del trabajo de la administradora, que deja Juárez, pero será llevada a la Aduana de Tijuana, Baja California.

Es decir, un enroque en el gobierno para cubrirla, en medio de las tempestades y los señalamientos de corrupción, de una mujer que llegó al cargo con ínfulas de poder, y con aires de libertad para hacer y deshacer, al punto de traicionar a quienes le compartieron del generoso ‘pastel’ de la corrupción y de miles de dólares que mensualmente y producto del contrabando documentado, tenían como destino la Ciudad de México.

Que ironía, pero la maestra Norma Deirdré Bazán Mayagoitia, no pudo cumplirle cuando menos en Ciudad Juárez al gobierno de la 4ª transformación, que mantiene en el papel -aunque no en el ejercicio de la autoridad-, al menos en lo que concierne a la Aduana Fronteriza de Juárez, las premisas de las “Buenas prácticas de gobierno” y la “No corrupción”.

Y vaya que su llegada, por mero accidente a la Aduana, de la que muy poca gente está enterada, generó expectativas positivas por el perfil académico y su impecable pasado, que al decir de algunos de los operadores de la dependencia federal, no pudo resistir a los cañonazos de billetes.

O como lo dijo hace unos días en un texto enviado a este periodista por un viejo administrador de la Aduana, haciendo alusión a palabras textuales citadas por el ex gobernador de Sonora, Manlio Fabio Beltrones, de que en política, no hay amigos, sino cómplices.

Y esa complicidad es la que le atribuyen por ‘error’, desconocimiento, inexperiencia o falta de tacto político, a Norma Deirdré Bazán que se sintió una Semiodiosa para hacer y remover entre el personal de la Aduana Fronteriza de Juárez.

Y la maestra ha corrido con mucha suerte, y seguramente se la debe a Juan Carlos Loera, porque extraoficialmente se va a la Aduana de Tijuana.

Nada más para que usted tenga una idea de los movimientos de la dependencia, en números redondos, semana a semana la Aduana de Juárez está obligada a reportar entre 300 y 400 mil dólares, producto de la ‘polla’ y de la corrupción del sistema.

Dicen los hombres bien enterados al interior de la Aduana, dicen que la maestra sintió el calorcito de los billetes en sus manos y que le gustó.

Tan así, que en las leyendas tejidas de esta breve y fugaz historia de Norma Deirdré por la Aduana de Juárez, se cuenta que en los pocos meses de poder, el dinero transformó –no a la maestra-, pero sí, sus gustos y la buena vida que da el poder de la marmaja.

 

Defiende como un perro, recursos del Fideicomiso /

El secretario estatal de comunicaciones y obras públicas, el ex alcalde de Juárez,  Gustavo Elizondo Aguilar le puso la puntilla al diputado local del PAN, Miguel La Torre tras la puntada de la iniciativa que busca generar y destinar el 2 por ciento de los recursos del Fideicomiso de los Puentes Internacionales para la atención de los migrantes.

El contrato de 30 años que mantienen la Secretaria de Comunicaciones y Transportes por parte del gobierno federal, el gobierno del Estado y el fiduciario Nafi, hacen improbable que pase la puntada del diputado La Torre, quien aparentemente fue chamaqueado por alguien al interior del gobierno, y sólo para exhibirlo y desacreditarlo políticamente.

Y el tema sirvió para que el exalcalde de Juárez que no es precisamente la madre Teresa de Calcuta, y que ha sido señalado por corrupción en el gobierno, sacara la cabeza para defender como un perro, el asunto de los recursos de los puentes.

Los recursos son para inversión exclusivamente de Juárez, y de aquí, no sale un solo centavo para Chihuahua, ni para el apoyo a los migrantes, aun así lo demande el gobernador Javier Corral o el Papa Francisco.

“Ni aunque lo quiera el presidente, el gobernador de Chihuahua o el presidente municipal de Juárez”.

Impensable que haya siquiera un donativo y un solo peso del fideicomiso para cualquier causa. Lo dicho, alguien embarró y chamaqueó al ‘Pelón’ Miguel La Torre.

Dijo Bye! a sus aspiraciones para contender no sólo a la presidencia municipal de Chihuahua, sino a cualquier puesto de representación popular. A donde quiera que vaya el ‘pelón’ La Torre, se lo van a ‘tragar vivo’, y le sacarán la madriza que le propinó públicamente, la activista Vicky Caraveo.

 

‘Chuecos’, la disputa de filias y fobias /

Sigue la pugna de intereses entre las organizaciones defensoras de los tenedores de automóviles ‘chuecos’, que se disputan abiertamente la filias del alcalde del gobierno independiente en Juárez, Armando Cabada y del gobierno de Javier Corral.

En el México surrealista, existe un Juárez surrealista, donde los engomados ecológicos –en los que siempre se ha exigido toda la documentación legal de los automóviles-, se niegan a los propietarios de los vehículos con placas rojas, pero sí se extienden a los poseedores de vehículos de otras organizaciones y todo a razón de 250 pesos, pasen o no la verificación.

Los líderes de las agrupaciones, unas y otras se lanzan acusaciones y se rompen las mallas. Se dicen víctimas de los decomisos por parte de los gobiernos, según filias y fobias, pero también aplauden la protección de quien solapa las irregularidades y la corrupción.

Unos y otros presumen arreglos y prometen capital político para los tiempos de elección en 2021. Y los gobernantes guiñen un ojo, y se dejan querer.

Comentarios: [email protected]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.