Fue tanta la incomodidad de Maru Campos en el Festival de Encinillas, que no pudo con la farsa y el disimulo, muy acostumbrado por los políticos en momentos coyunturales y difíciles…

TORRE FUERTE

* Javier y Maru, el mejor ‘platillo’ degustado

* Marisela Sáenz, garbanzo de a libra al PRI

*Visconti, el ‘favorito’ en la interna

* Los puentes, proyectos “irreversibles”

*Las ‘fugas’ de Ramón Guillermo Lara

Javier y Maru, el mejor ‘platillo’ degustado /

La alcaldesa panista de Chihuahua, María Eugenia Campos Galván reprobó en materia de diplomacia y política la tarde-noche del pasado sábado 24 de agosto en el V Festival de la Vendimia de Encinillas, propiedad del empresario Eloy Vallina, en donde confluyeron tres de los aspirantes a la ‘silla’ del gobierno de Chihuahua para 2021: los independientes Armando Cabada Alvídrez por Ciudad Juárez, Alfredo ‘El Caballo’ Lozoya por el Hidalgo del Parral y la presidenta municipal de Chihuahua.

Fue tanta la incomodidad de Maru en el Festival que no pudo con la farsa y el disimulo, muy acostumbrado por los políticos en momentos coyunturales y difíciles, según las circunstancias, que la llevó a cometer un ‘pecado capital’ en las cosas de la política.

No pudo o no quiso –sólo ella lo sabe-, extenderle el cordial saludo a la primera dama del estado, Cinthia Chavira, la esposa del gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, cuando se percató de la jugada de ajedrez del mandatario, quien a su lado y durante gran parte del evento, hizo el papel de ‘anfitrión’ y padrino del alcalde de Juárez, Armando Cabada y de su mujer, Alejandra Carrillo.

Los testigos nos cuentan, según vieron a la ‘desangelada’ aspirante panista al gobierno de Chihuahua, los apuros y la incomodidad de la alcaldesa de la capital que tuvo una larga y difícil noche en la tierra de los Vallina, acostumbrados por muchos años, por cierto, a ser  siempre ‘parte’ activa de estos convites y la aprobación de quienes pretenden gobernar el llamado estado ‘grande’ de Chihuahua.

Pero el sábado los nervios traicionaron a la distinguida dama de la ciudad de Chihuahua capital, quien por los hechos y la observación de sus ‘visores’, definitivamente no pudo aprobar la cercanía y la relación de Armando y Alejandra Cabada con el gobernador de Chihuahua, Javier Corral y su esposa, Cinthia Chavira, quienes compartieron mesa en el festival de vendimia de Encinillas.

Nada más faltó que como chiquilla, la Maru Campos hubiera hecho el ‘papelón’ de una clásica ‘novela’ de Televisa: recogerse el vestido, llorar y correr en ‘estampida’, atropellando a todos a su paso, hasta encontrar la salida del evento. Pero eso no sucedió. La panista se contuvo.

La también exdiputada federal de la LX legislatura (2006-2009), la misma en la que por cierto, también fue legislador por Chihuahua y presidente del Congreso, César Duarte Jáquez, se mantiene como la más sólida precandidata del Partido Acción Nacional al gobierno de Chihuahua, por lo que lo ocurrido en Encinillas, fue sólo un estertor de la política de su gobernador, quien le metió, eso sí, tremendo ‘calambre’ a la panista.

De hecho, el gobernador de Chihuahua demostró públicamente su aprecio al alcalde de Juárez, pero también apoya, y así lo ha hecho en otras ocasiones con ‘El Caballo’ Lozoya. Todo puede ocurrir en política, pero a lo mejor lo que le ocurrió a María Eugenia Campos no fue un simple capricho o un accidente de la política.

Me viene a la memoria aquel evento en el gimnasio Universitario de Ciudad Juárez, donde el presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, llamó al finado alcalde priista, Jesús Macías Delgado como ‘Jesús Mendoza’, y lo hizo en público y en un gimnasio a reventar.

-Él tiene la culpa por que siempre me pide que le llame Chuy-, dijo entonces disculpándose, el presidente Salinas. Ese mismo año de 1992, Jesús Macías, apoyado por el entonces gobernador de Chihuahua, Fernando Baeza Meléndez fue el candidato a gobernador por el PRI, y  ‘perdió’ en la elección constitucional frente al panista Pancho Barrio.

Las cosas no le resultaron al presidente municipal Jesús Macías que entonces, fue ‘sacrificado’ políticamente.

Y el evento de encinillas, casi con los tiempos encima y prácticamente a semanas de la antesala de un año político que será crucial para quienes aspiran a suceder a Javier Corral en el gobierno, fue un incidente que tiene muchas lecturas e interpretaciones.

No se trata de la fotografía del momento de Javier Corral y Armando Cabada, y de un ‘Caballo’ que a distancia en ese  mismo evento, se mantuvo conviviendo con mineros y empresarios, sino del desdén y la confrontación de un gobernador que a la vista de todos, no quiere a Maru Campos de candidata y mucho menos como gobernadora.

La distancia entre ambos personajes (Javier y Maru) fue el mejor ‘platillo’ degustado por la clase política en las tierras de Eloy Vallina.

Las filias y las fobias son evidentes.

Marisela Sáenz, garbanzo de a libra al PRI /

Marisela Sáenz Moriel, la diputada local del desaparecido Partido Encuentro Social (PES) dio la nota ayer en la capital del estado.

Decidió dar un brinco, casi ‘mortal’, según la interpretación de algunos de sus detractores a la fracción del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI), donde le han prometido algo más que la subcoordinación de ese grupo político.

Quien sabe cómo le hizo el diputado y líder del PRI, Omar Bazán, pero ya tiene de su lado a la pesista que en pocos meses de convirtió en un verdadero ‘dolor de cabeza’ para la cofradía de los pastores que lidera Poncho Murguía en Ciudad Juárez y que tiene a Misael Máynez, como cabeza política visible en la sexagésima sexta legislatura del Congreso del Estado.

En su versión ofrecida ayer por la mañana, sobre su adhesión al partidazo -que no militancia a esas siglas-, que sigue convulsionándose en medio de los estertores, Marisela Sáenz dijo que ese partido (PRI), a nivel nacional, le ha prometido apoyar la agenda Pro-Vida en apoyo al fortalecimiento de la familia y de los valores.

Obvio que tiene mucho peso la negociación política del Omar Bazán y su relación con la secretaria de Operación Política del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Graciela Ortiz González, que se apuntan un garbanzo de a libra, en medio de las difíciles vicisitudes que enfrenta el PRI no solamente en Chihuahua sino en todo el país.

Incluso llama la atención que en los jalones y las negociaciones, la diputada Marisela Sáenz que llegó al Congreso de Chihuahua con el apoyo y la plataforma de coalición de Morena, PT y PES,  no jalara con el grupo de Morena, el partido de moda en el país, por el que darían casi su ‘vida’ no pocos políticos, entre ellos algunos priistas.

Marisela  fue muy enfática en señalar que se trata sólo de una adhesión, por lo que por fuera de sus actividades como legisladora, según dijo, seguirá impulsando el proyecto del nuevo Partido Encuentro Solidario (PES), cuya nueva nomenclatura por los tiempos políticos, no le alcanzaría para participar en las elecciones de 2021.

Ahora es parte de la bancada del PRI y estará impulsando una agenda de iniciativas Pro-Vida, Pro-Familia y Pro-Valores y en la reconstrucción del tejido social de la entidad.

“Las leyes que impulsemos serán leyes en favor de la familia y que tanto falta le hacen a las familias del estado de Chihuahua”, dijo la diputada al ser presentada como nueva integrante de la fracción priista en el Congreso.

En su argumento y explicación a los medios, Marisela Sáenz dijo que de haber permanecido como “independiente”, sus iniciativas carecerían de respaldo y hasta su productividad como diputada se vería afectada, de algo que contrastaría con las 30 iniciativas impulsadas y 31 a las que se adhirió durante el primer año de legisladora.

La nueva huésped del PRI en el Congreso fue presentada por la coordinadora Rosa Isela Gaytán, quien habló de muchas “coincidencias” con la diputada Sáenz, y que dijo, con la adhesión de ella, se materializan.

La petición al Congreso se formalizó ayer con oficio que fue girado a la Junta de Coordinación Política, donde también se pidió que Marisela Sáenz fuera reconocida como subcoordinadora del grupo parlamentario del PRI en el Congreso.

Visconti, el ‘favorito’ para Chihuahua /

Noticias llegan de la capital de que el aspirante y precandidato a la dirigencia estatal de Morena, Ernesto Visconti, es considerado en el centro del país “favorito” para la interna de ese partido en el estado de Chihuahua.

Nos reportan que Carmen Almeida, la suplente de la diputada federal, Tatiana Clouhtier, le ha metido ‘canilla’ en las relaciones con el líder de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, quien a su vez también tiene su ‘corazoncito’ y es candidato a la dirigencia nacional del partido de Andrés Manuel López Obrador.

Delgado es, coincidentemente, también ‘favorito’ para llegar a la dirigencia nacional, por encima de la actual líder, Yeidckol Polevnsky, Alejandro Rojas y por encima de Bertha Luján Uranga, a quien quieren en otra trinchera para representar a ese partido político.

Nos dicen que existe afinidad del grupo de Delgado, Almeida y Visconti con la chihuahuense Bertha Luján, a quien le reconocen 40 años de “gran trayectoria”.

Los reportes le meten ‘calor’ a la caldera política del líder estatal, Martin Chaparro, responsable de la organización y cambios al interior de esa organización política.

Y al igual que Visconti, quieren la dirigencia estatal, Omar Holguín y hasta Elizabeth Guzmán. El ex diputado y periodista Pedro Torres, ahora enfundado con el overol en el equipo de Juan Carlos Loera de la Rosa tampoco está descartado.

Son algunos de los que han levantado la mano para buscar la silla de Chaparro en el directivo estatal de Morena.

Todos coinciden con la urgencia y necesidad de reorganización al interior de Morena en Chihuahua, así como de la unidad en pro del proyecto de la llamada ‘4T’.

 

Los puentes, proyectos “irreversibles” /

El gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado sigue dando manotazos sobre la mesa.

El mandatario sigue montado en su ‘macho’, y en contra de la existencia de un proyecto alternativo que pagó su propio gobierno, en poder del empresario Manuel Sotelo, y que al decir de algunos conocedores, es mejor proyecto para la construcción de los puentes, ha decidido llamar “mentirosos” al presidente de la Asociación de Transportistas de Ciudad Juárez y a quienes han pedido modificaciones y cambios a los proyectos.

Hay tiro cantado. Eso duele.

El gobernador dijo que los proyectos son “irreversibles’ y que las mesas acordadas con los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial de Ciudad Juárez (CCE) no son para cambiar la viabilidad de los mismos, sino sólo para resolver las dudas que tengan los empresarios.

Según la versión del gobernador de Chihuahua, los siete pasos a desnivel a construir sobre la avenida de Las Torres, y que costaran más de 500 millones de pesos con recursos del Fideicomiso de Puentes Fronterizos, cumplen con los “mejores parámetros internacionales y nacionales”, según publicó este martes El Diario en su versión digital.

Javier Corral contó una historia distinta a la historia que ha contado Manuel Sotelo y algunos expertos en la materia.

Hay tiro como dijimos arriba, y vendrá la respuesta del sector de los transportistas y de gente de la vida privada de Juárez ligada a Sotelo, que están dispuestos a demostrar los errores de los llamados ‘puentes enanos”.

Mañana lo comentaremos aquí.

Las ‘fugas’ de Ramón Guillermo Lara /

Los acertijos sobre la falta de alumbrado público en la ciudad por pate del gobierno del Independiente, Armando Cabada, siguen sin resolverse y siguen dando mucho de qué hablar.

Hay datos de un millonario presupuesto y de gastos en materia de proveeduría que poco han ayudado a resolver desde el departamento de alumbrado los problemas de la oscuridad en Juárez.

Se cuestiona el trabajo del jefe del departamento de alumbrado de Ramón Guillermo Lara, pero también de 81 sindicalizados que no mueven un solo dedo para iluminar la ciudad con pocos recursos.

Por ejemplo se habla de un solo proveedor beneficiado con 2.2 millones de pesos y servicios de mantenimiento por el orden de 2.3 millones de pesos que han rebasado un presupuesto inicial en esa área de 700 mil pesos.

En otro de los renglones se habla del sobregiro de un presupuesto casi inexistente, de 15 mil pesos de arrendamiento para el servicio de las grúas, que nada tiene relación con el gasto de un millón 30 mil pesos en ese rubro.

También hay un subejercicio de casi 18.3 millones de pesos en materiales y productos de alumbrado que en una ciudad que tiene muchas lámparas apagadas, nadie entiende.

Esos son algunos datos duros de las cuatro cuentas principales del departamento de alumbrado público, en que nadie sabe qué hace el jefe Guillermo Lara.

Son las llamadas ‘fugas’ del alumbrado, en una ciudad donde gobierno y grupos sociales se disputan la viabilidad del proyecto ‘Juárez Iluminado’.

Comentarios: [email protected]

 

 

 

 

 

 

 

 

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.