El plan de salida del quinquenio de Javier Corral, el Plan Juárez, estratégico por la condición de frontera, donde se convergen los diversos grupos criminales que se disputan la ciudad: Cárteles de Sinaloa, la “Línea’, Nuevo Cártel de Juárez, Cártel Jalisco Nueva Generación, células de los Zetas y hasta de los Arellano Félix, formaba parte de ese resquicio que le quedaba al gobernador…

TORRE FUERTE

* El ‘Plan Juárez’ y la resistencia en Chihuahua

*Víctor Quintana, otra vez al desnudo

*El ‘desgobierno’ de Javier Corral

*Presupuesto: el que paga, manda

*“Reencuentro”, el libro de Chucho Ortega

 

El ‘Plan Juárez’ y la resistencia en Chihuahua /

La estela de ejecuciones y virtual ‘limpia’ en las estructuras del crimen organizado en Ciudad Juárez no es fortuita. Obedece a las nuevas políticas de seguridad del gobierno federal y a los reacomodos de grupos y células dentro de la delincuencia, que han abierto la ‘puerta’ en aras de tomar el control y poner orden en la plaza.

Dos semanas antes de que los gobiernos estatal y municipal decidieran acceder, más a fuerza que por voluntad propia, a la propuesta del gobierno federal de la 4 T para que el policía Raúl Ávila Ibarra se hiciera cargo del control absoluto de los asuntos relacionados con la delincuencia en Ciudad Juárez, el alcalde Armando Cabada Avídrez ya había recibido una llamada directa del Secretario de Seguridad Pública Federal, Alfonso Durazo Montaño.

La instrucción que había tomado el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, en una reunión cerrada en la capital del país, a la que asistió el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, quien incluso, abandonó tempranamente esa reunión en presunto  desacuerdo con las nuevas políticas de seguridad y la decisión de remover a los jefes de la ‘plaza’, provocó el malestar del mandatario estatal por los cambios que semanas antes el propio gobernador había previsto en el Plan Especial Juárez y que se había diseñado a la medida del Jefe del Ejecutivo.

El plan de salida del quinquenio de Javier Corral, el Plan Juárez, estratégico por la condición de frontera, donde se convergen los diversos grupos criminales que se disputan la ciudad: Cárteles de Sinaloa, la “Línea’, Nuevo Cártel de Juárez, Cártel Jalisco Nueva Generación, células de los Zetas y hasta de los Arellano Félix, formaba parte de ese resquicio que le quedaba al gobernador, para que con el apoyo del gobierno federal, se invirtieran millonarios recursos para hacerle frente a la delincuencia.

Hipotéticamente, el gobernador de Chihuahua había planeado una salida airosa, que por ahora, según los enterados de los vericuetos, se le ha complicado.

Con todo y que el gobernador panista Javier Corral y el alcalde Armando Cabada, inicialmente se habían resistido a obedecer las instrucciones de Alfonso Durazo, la decisión del gobierno federal de tomar el control de la enorme estructura de la policía municipal y de nombrar a Raúl Ávila Ibarra como jefe de la estructura humana más grande en materia de seguridad tiene sus razones y sus intereses.

Coincide quiérase o no, con la información difundida hace apenas dos semanas por parte del equipo de periodistas que dirige Rocío Gallegos, editora de la Verdad Juárez, que en un amplio trabajo de investigación señala antecedentes y nexos con el crimen por parte del  nuevo jefe de la policía municipal:

“Ávila Ibarra, presentado por Cabada como comisario general de la Policía Federal y maestro de inteligencia policiaca y seguridad nacional, llegó al cargo con antecedentes de polémica en su ejercicio al frente de corporaciones federales y estatales”.

De acuerdo a ese digital, en febrero de 2019, es decir este mismo año, cuando entonces Ávila ocupaba la jefatura de las fuerzas federales, fue acusado por elementos federales de supuestamente estar coludido con organizaciones criminales.

La denuncia fue hecha una carta abierta y dirigida al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para advertir sobre una rebelión ante inconformidades por las nuevas disposiciones del gobierno.

En el documento, que de acuerdo a la investigación de la Verdad Juárez, fue difundido a través de redes sociales mencionan: “… tendrá ud. conocimiento del actuar del narco-policía, el grandísimo jefe de división, Raúl Ávila Ibarra, el cual tiene nexos y averiguaciones previas por trabajar abiertamente con ‘La Línea’ en el estado de Chihuahua para no dejar trabajar a los compañeros de fuerzas federales…”.

“… de verdad no se da cuenta que … (Ávila Ibarra) salió mal de Chihuahua con el Comisionado Estatal Aparicio cuando era el Coordinador de Operaciones Especiales y coordinador en Seguridad Regional … debido a que trabajaba a órdenes del grupo delincuencial “la línea” brazo armado del cartel de Juárez…”, se expresa en el texto.

Lo acusan también de que durante su gestión en la Policía Estatal Preventiva en Chihuahua, durante la gestión del exgobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez “se hizo” de dos avionetas Cessna, una que guarda en su rancho y la otra, afirman, en el de un sobrino del extinto líder del Cartel de Juárez, Amado Carrillo.

Otras acusaciones lo vinculan presuntamente a la protección de gente dedicada al robo de combustible a Pemex y al narcotráfico.

Esa es la controversia que envuelve al recién llegado jefe de la policía municipal en Juarez, que como hemos señalado en otras entregas de Torre Fuerte, conoce y bien la plaza.

La remoción del laureado jefe de la policía, Ricardo Realivázquez Domínguez, quien fue hecho a un lado junto con su equipo para “avanzar en materia de seguridad” y dar paso a la segunda etapa del Plan Especial Juárez, estrategia anticrimen, como lo citan los periodistas de la Verdad Juárez, ha removido los estertores del crimen organizado en la ciudad.

Las palabras del alcalde Armando Cabada en el agradecimiento a su jefe de la policía son muy significativas: “Debo de reconocer, porque si no sería ingrato de mi parte, a Ricardo Realivázquez Domínguez… no es fácil tener el valor para aceptar hacerse un lado y dar la oportunidad a que avancemos en materia de seguridad”.

Afirmó que los logros presentados en materia de seguridad, los decomisos de drogas, armas y detenciones, fueron afectaciones al crimen organizado, “y eso obviamente trae consecuencias”.

Está claro pues que la segunda etapa de seguridad del Plan Juárez, está sobre la marcha, pero no corre en los intereses de quienes gobiernan Chihuahua.

La imposición de Raúl Ávila como jefe de la policía municipal, tiene tintes de sospecha de que su llegada a la plaza (de Juárez), obedece más a poderes fácticos entre la delincuencia, que a las mismas estructuras de poder y autoridad de los gobiernos. Ya se verá.

 

Víctor Quintana, otra vez al desnudo /

Víctor Quintana Silveyra, el afamado catedrático de la UACJ, ex diputado federal, ex diputado local y hombre de la izquierda en Chihuahua, actualmente responsable de Desarrollo Social festinó el pasado sábado en redes sociales la inauguración del Centro de Cuidado Atención y Formación Integral en Ciudad Juárez, pero de inmediato fue provocó la reacción de sus detractores.

Jorge Muñoz Dávila, exfuncionario estatal en la subsecretaría de Desarrollo Social, esa que opera el exalcalde Ramón Galindo Noriega, que no pudo o no quiso meter las manos por él (Jorge) cuando éste denunció las irregularidades y la presunta corrupción en programas de Desarrollo Social relacionadas con las estancias y centros de cuidado infantil, ante el mismo gobierno y los diputados del Congreso del Estado, también se ufanó de tener la razón de las denuncias presentadas en contra de Víctor Quintana.

“Esto me da la razón en cuanto a que esta guardería ni siquiera operaba y estuvo recibiendo recursos públicos como beca para niños que no existían. Más de diez millones de pesos”, escribió el que alguna vez fuera también colaborador del exdiputado federal del PAN, Carlos Borunda Zaragoza (2010-2013) y posteriormente, uno de los empresarios beneficiados en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa.

Víctor Quintana sobrevive al desmoronamiento de la “izquierda” que al interior de las estructuras del gobierno del ‘Nuevo Amanecer’ observan algunos panistas de ‘hueso colorado’, que enlistan a Guillermo Hernández, a Estefany Olmos y a la recién salida del gobierno, Luz Estela ‘Lucha’ Castro (*). Lista en la que faltaría indiscutiblemente el académico e investigador social de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, a quien incluso, contrariamente, y  tómelo con la reserva del caso, se menciona como ‘plan B’ del gobernador en la sucesión a la gubernatura en 2021.

Obvio que Víctor Quintana Silveyra no entra en los planes como candidato a gobernador ni por el PAN, pero tampoco por Morena, a cuyo partido político despreció y mando al carajo cuando más lo necesitaba el ahora presidente de México. Quién sabe si Javier Corral estará pensando en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), en donde todavía tiene amigos, poder e influencia política.

Así es que mientras Quintana presume el nuevo Centro de Cuidado Atención y Formación Integral en Ciudad Juárez, que atenderá a un millar de personas con servicios integrales de detección de riesgo, trabajo social y psicología infantil y familiar, la Contraloría del Estado mantiene congelados los expedientes relacionados con la opacidad y los malos manejos en las cuentas y presupuestos de la Secretaria de Desarrollo Social donde se le atribuye total responsabilidad a Víctor Manuel Quintana Silveyra.

Se cumplirán cinco meses de las denuncias presentadas por Jorge Muñoz, defensor de los derechos de la infancia, y el gobernador de Chihuahua no tiene la más mínima voluntad de pedir una investigación en torno al reporte de irregularidades e incluso, del presunto desvío de recursos, con documentos y pruebas en la canalización de presupuestos en Desarrollo Social.

Que ironía!, son los mismos panistas en la estructura del poder público en Chihuahua quienes están convencidos y han acreditado que la imagen del PAN, del gobierno y del mismo gobernador están en serios aprietos desde hace tiempo, y se debe a las denuncias de opacidad y presunta corrupción que envuelven al secretario de la ‘izquierda’ en Desarrollo Social, Víctor Quintana Silveyra.

Existen antecedentes de los desencuentros que tuvo en su momento Jorge Muñoz Dávila con Quintana Silveyra. El más conocido y polémico es el de aquella ocasión en que Jorge (entonces enviado de Ramón Galindo a la capital) lo cuestionó por los resultados y decisiones.

Víctor Quintana no se pudo controlar al ser cuestionado, al grado de gritarle: ¡Cállate!, ¡Cállate!. Semanas después el panista fue despedido, sin siquiera tener oportunidad a ser escuchado.

Muñoz Dávila, como lo apuntamos hace tiempo en este espacio, conoció la violación de una serie de normas y procedimientos en el Programa de Atención a Niñas, Niños y Adolescentes 2018, y pronto se dio cuenta de una serie de inconsistencias, al grado de varias organizaciones sociales seleccionadas para recibir apoyos en sus proyectos, habían sido fechadas para participar en el programa antes de la fecha de publicación de la convocatoria.

No se cumplió con el objeto de la convocatoria y nadie revisó, y mucho menos dio seguimiento para garantizar que los dineros cumplieran para favorecer las políticas de apoyo al llamado “interés superior de la infancia”, dijo entonces Jorge Muñoz.

(*) Un apunte final relacionado con Lucha Castro y la entrega de Torre Fuerte del pasado jueves 19 de septiembre. Dijimos que Luz Estela Castro fue abogada de la organización de Nuestras Hijas de Regreso a Casa (NHRC), cuya organización ha luchado contra el feminicidio. Aclaramos que no fue la asesora jurídica de ese grupo, sino de la organización que lleva un nombre muy similar: Justicia para  Nuestras Hijas en la capital.

Hace el deslinde Marisela Ortiz, y agradecemos su aporte y aclaración a la confusión en el manejo del nombre de la agrupación que encabeza.

 

El ‘desgobierno’ de Corral /

Dirían por allí que el gobernador de Chihuahua, Javier Corral sigue poniéndosele de ‘a pechito’ a su otrora gran amigo y compadre, el senador de morena, Cruz Pérez Cuéllar.

Razones no le faltan al ahora legislador de la cámara alta, que sigue fustigando el ejercicio de gobierno del panista, de quien asegura “está reprobado en todos los ámbitos”:

No hay obra pública, la inseguridad ha provocado crisis en municipios y la deuda estatal ha aumentado, a pesar de que se comprometió a avanzar en el pago de la misma, y ahora los chihuahuenses debemos más de lo que había cuando él llegó, dijo Pérez Cuéllar a los medios el pasado fin de semana.

El senador está convencido de que el desgobierno de Corral amenaza a los chihuahuenses y que no existen resultados en seguridad y que eso ha provocado el miedo de la población, al grado de que varios municipios suspendieran, por amenazas o por no poder garantizar la seguridad, la celebración del ‘Grito’ de Independencia.

Expresó que la “simulación” y el “doble discurso” del gobierno y del Partido Acción Nacional han sido factor en los pocos resultados y el mal gobierno.

Javier Corral ha sido un mal administrador y un pésimo gestor”, dijo.

 

Presupuesto: el que paga, manda /

Comprensible para quien paga, y paga millonadas de pesos, las expresiones del gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, que no se guardó absolutamente nada en el agrio reclamo que públicamente hizo a través de las redes sociales (Facebook), al portal de Tiempo.com.mx

A media mañana del pasado 16 de septiembre el gobernador posteó con la misma nota informativa que decía: “Truena caldera del edificio Héroes de Reforma en pleno desfile” y le metió tremenda regañada a la gente del periodista Felipe Fierro.

“Esta nota es totalmente falsa; surgida de la irresponsabilidad y la ausencia del más mínimo rigor profesional. Es pirotecnia programada dentro de una de las representaciones del desfile militar por la Independencia”, escribió el gobernador minutos después de aparecida la nota en el influyente sitio digital de la capital del estado.

Coincide con la información ya confirmada del espectacular contrato logrado por ese medio digital que en Chihuahua y Ciudad Juárez obtuvo por parte del gobierno estatal, de 6.6 millones de pesos en el presupuesto de 2019.  El contrato fue firmado a principios del año, y Don Felipe y su gente, por esa cantidad, bien pueden aguantar vara.

Nada comparable con las humildes suscripciones que pagan algunos de los lectores de la columna Torre Fuerte que son de 150 pesos por mes.

Enhorabuena para el amigo y compadre de Chito Solís, que debe seguir las instrucciones de Palacio.

En el subconsciente de muchos hombres en el poder, sigue vigente aquella vieja frase y una de las más recordadas por la clase política del país, atribuida al entonces presidente de México, José López Portillo: “no pago para que me peguen”.

En aquel entonces el mandatario se refirió a las denuncias sobre corrupción en su gobierno que semanalmente publicaba Proceso dirigido por el periodista Julio Scherer García.

Y por menos que eso, el gobernador de Chihuahua hizo válido el reclamo, y el pasado 16 de septiembre, de plano, no se guardó nada.

Al gobernador Javier Corral tampoco le importaron las formas. Le molesta y exacerba la crítica. ‘Pior’ tantito cuando alguien se avienta una volada y mucho más cuando está dentro del presupuesto de gobierno estatal.

 

“Reencuentro”, el libro de Chucho Ortega /

Hoy se confirma la fecha, pero será entre el 17 y 18 de octubre cuando el político de las izquierdas y mandamás en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús ‘Chucho’ Ortega, venga a Ciudad Juarez para presentar su obra literaria, “Reencuentro”, que habla de la izquierda y el liberalismo político.

Se apuntan como comentaristas los ex rectores de la UACJ, Rubén Lau Rojo y Wilfrido Campbell Saavedra, y como presentador muy posiblemente Sergio Armendáriz, ex director de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN).

Son 404 páginas de un libro editado por Porrúa sintetiza el desarrollo y los tropiezos de la izquierda en México, con un contenido que ya ha despertado el morbo entre la raza, y que entre muchos otros capítulos da cuenta de ‘El ser de la Izquierda de hoy’, ‘Democracia y Ciudadanía’ y ‘El Socialismo y las Religiones Revolucionarias’.

Ya el libro fue presentado el pasado viernes en tierras hidrocálidas, y se espera que ‘Chucho’ Ortega pise tierra en Ciudad Juárez hasta los días 17 y 18 del próximo mes de octubre. Seguramente que el político de la izquierda mucho tendrá que decir de los nuevos gobiernos.

Comentario: [email protected]

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.