Alejandro Díaz podría convertirse en un candidato común en una alianza de partidos políticos, que tiene hoy en gente de Morena, Movimiento Ciudadano y del PRI, parte de ese capital político que en Chihuahua está a la expectativa de los nuevos cambios…

TORRE FUERTE

*Sucesión 2021: Avanza el ‘Caballo Negro’

*El ‘lobo’, enviado a cuidar las ovejas

*El reclamo de Maru Campos

*Jaime Herrera, ‘pone’ a empresario

*Destapado, Omar Bazán quiere candidatura

 

Sucesión 2021: Avanza el ‘Caballo Negro’ /

No ha cumplido ni siquiera tres meses desde que surgió de la ‘nada’ y se montó  en una insólita como increíble aspiración a la gubernatura de Chihuahua, Alejandro Díaz Villalobos, se ha convertido en apenas algunas semanas en todo un enigma en el tablero de la política y la perspectiva de la sucesión Chihuahua 2021.

El médico pediatra, que forma parte de la familia Díaz, propietaria de varias estaciones de gasolina en el estado, avanza sigiloso en el entramado de la política.

Díaz que apareció a principios del mes de octubre, apoyado por el líder de la bancada de Morena en el Senado de la República, Ricardo Monreal Ávila, podría convertirse en el auténtico plan ‘B’ de una visible alianza política opositora y en contra del posible ‘Delfín’ del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador en Chihuahua.

Sería una alternativa ciudadana viable en el ‘choque de trenes’ de los dos aspirantes que tienen mayores posibilidades de representar a Morena por ahora, es decir, el senador Cruz Pérez Cuéllar y el ‘Súper’ delegado del gobierno federal en Chihuahua, Juan Carlos Loera de la Rosa, que arma su precampaña de la mano de la subsecretaria de Bienestar Social, Ariadna Montiel Reyes y con recursos de los programas sociales del gobierno, que se ha convertido en un envidiable capital ‘político’ para un personaje que en 2016 era al igual que Díaz, nadie.

Un empresario de medianía y lleno de sueños, que incluso ya sucumbió en 2016 como candidato de Morena a la presidencia municipal de Juárez.

Algunos de los enterados de los recovecos de la política, que empiezan ‘apostar’ por el desconocido personaje ciudadano, y por el cual, todavía no pocos –incluyendo a sus propios amigos, no dan un solo peso en la remota posibilidad de una candidatura, empiezan a creer que Alejandro Díaz podría convertirse en un candidato común en una alianza de partidos políticos, que tiene hoy en gente de Morena, Movimiento Ciudadano y del PRI, parte de ese capital político que en Chihuahua está a la expectativa de los nuevos cambios que trascienden a la poderosa propuesta de la 4T.

Y en esa fórmula donde las negociaciones empiezan a construirse, crece cualitativamente la personalidad de Díaz, que trae apoyos de algunos de sus viejos amigos, que incluyen entre otros, además de Ricardo Monreal y de empresarios cercanos al propio presidente de México, al gobernador del estado de Jalisco por Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro Ramírez, y a Rafael Espino, el ahora consejero de PEMEX y también suspirante por la gubernatura de Chihuahua.

Ambos por cierto, empiezan a conformar el otro bloque alternativo en la lista de los muchos suspirantes por la silla del gobernador Javier Corral en Chihuahua, que pelean desde hace buen rato la alcaldesa capitalina venida a menos, la panista Maru Campos, los senadores Cruz Pérez Cuéllar y Gustavo Madero Muñoz, el delegado Juan Carlos Loera y los alcaldes independientes Alfredo ‘El Caballo’ Lozoya por Parral y Armando Cabada por Ciudad Juárez.

Y por si acaso, apunte también al exdiputado federal de la izquierda, Víctor Manuel Quintana Silveyra que dicen que también quiere y trae la ‘bendición’ de la reconciliación con el Ejecutivo Federal, a pesar de que su hermano, el ex rector de la UACJ, Jorge ‘El Chito’ Quintana está jugando al lado de Alfredo ‘El Caballo’ Lozoya.

Son diez los precandidatos que han levantado la mano, y que supone a partir sus posibilidades reales y de construcción de alternativas, la probabilidad de alianzas políticas no previstas para 2021, y donde, a pesar de las encuestas, nadie parece tener absolutamente nada ante una amorfa y exigente sociedad, que en Chihuahua ha sido una y otra vez golpeada por los intereses mezquinos de la clase política.

Nadie garantiza nada y el partido de Morena con Andrés Manuel López Obrador como figura mítica, se ha convertido sólo en un ‘laboratorio político’, lleno de filias y fobias entre la militancia y los ciudadanos que buscan un espacio de pertenencia partidista.

La ambivalencia de Rafael Espino, que por una parte y como suplente de Cruz Pérez Cuellar puede ocupar el escaño en el Senado en una eventual candidatura del segundo, y por la otra, la posibilidad también de formar parte de una alianza política que puede ser de contrapeso en la decisión final del ‘gran elector’ en Morena, hace por demás interesante el escenario de la sucesión en el estado de Chihuahua.

Del otro lado las cosas pintan muy similares.

Juan Carlos Loera construyendo una alianza de ‘amistad’, pero no de las desinteresadas con el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, y éste a su vez, apostando por la insurgencia y fuerza de algunos de los dos independientes, sea Alfredo ‘El Caballo’ Lozoya o el alcalde de Juárez, Armando Cabada.

La apuesta del mandatario por el candidato de su partido: Maru Campos o Gustavo Madero, está en los linderos del limbo político.

Y en medio de esas vicisitudes, egos y caprichos políticos, amén de las disputas abiertas y los patadones por debajo de la mesa, se mueve y avanza el enigmático pediatra, Alejandro Díaz Villalobos.

Lo dijimos. Nadie da ahora nada por él, pero se puede convertir en la ‘chica’ de las apuestas rumbo al 2021.

 

El ‘lobo’, enviado a cuidar las ovejas /

No, no lo va a creer, pero el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, mandó al ‘lobo’ a cuidar las ovejas.

Desde ayer el controvertido empresario mueblero, Jorge Contreras Fornelli, que terminó desfalcando a no pocos clientes y proveedores de servicios, y señalado en la presunta corrupción e irregularidades del Fideicomiso de Competitividad y Seguridad Ciudadana (FICOSEC), de acuerdo a los expedientes de la Auditoria Superior del Estado, y el mismo personaje que le cuidó los intereses al hoy exgobernador prófugo de Chihuahua, César Duarte, se estrenó como miembro permanente de la “sociedad civil” en el Consejo Nacional de Seguridad Pública (CNSP).

El aplaudidor de Duarte es protegido de la empresaria Alejandra de la Vega Arizpe, quien es realmente quien manda y gobierna en Chihuahua, por si acaso alguien no lo había notado.

Lo realmente extraordinario de este personaje de Ciudad Juárez, es que en su momento fue palomeado y recomendado por los hoy investigados de la 4T, Luis Cárdenas Palomino, Facundo Rosas y desde luego, su entrañable y queridísimo amigo, Pablo Ernesto Rocha, ex jefe de la Policía Estatal Única (PEU) y ex jefe de la municipal, a quien el gobernador de Chihuahua le tuvo miedo.

A Corral se le cayeron los calzones, cuando supo que Pablo Ernesto Rocha era amigo y mecenas de Jorge Contreras Fornelli y éste, a su vez, protegido de la poderosa empresaria e hija de Federico de la Vega. A partir de entonces, el gobernador cedió todo el control de las policías a la vieja estructura.

Ahora es entendible por qué en Chihuahua la violencia y la autoridad está del lado de los ‘chicos malos’, y no de la Fiscalía General del Estado o de las policías.

Con el nuevo nombramiento de Jorge Contreras, y la bendición y los aplausos del gobernador todos a cuidarnos del ‘lobo’. Y no lo dude que al rato, y con las influencias, más malas que buenas que se carga, hasta quiera ser candidato a presidente municipal.

Es de no creerse, y es como el cuento de ‘Caperucita y el Lobo’, donde el malvado animal se come a la abuelita. No quiera ver más. Ese es, ni más ni menos que Jorge Contreras Fornelli.

 

El reclamo de Maru Campos /

Se nos había quedado en el tintero el chisme de la reunión de los convocados por el gobernador a la posada navideña, a la que asistieron los ‘elegidos’ del mandatario panista, Javier Corral Jurado.

Y sépase que en la fiestecita la alcaldesa de la capital, María Eugenia Campos, la candidata de los panistas al gobierno de Chihuahua –no del gobernador-, no se aguantó las ganas de increpar y reclamarle ‘suavemente’ al alcalde de Parral su participación y peso en los resultados del plebiscito.

En el equipo del ‘Caballo’, piensan que la dama de la capital anda desesperada y muy errática, a tal grado que ha perdido todas las formalidades más elementales de la política ortodoxa.

La derrota de Maru Campos en el plebiscito del proyecto de alumbrado público ‘Iluminemos Chihuahua’, es en el imaginario político, un tropezón del que difícilmente creen algunos que, la mejor rankeada entre los precandidatos y aspirantes panistas, podrá levantarse.

La estrepitosa derrota en el plebiscito la sigue hundiendo.

Nadie cree, al menos en Ciudad Juárez que la exdiputada federal pueda levantarse después de apostarle a un millonario proyecto de alumbrado, en una ciudad donde ni siquiera el presidente municipal, Armando Cabada ha logrado consolidar una vieja ‘apuesta política’ en el mismísimo tema del alumbrado para Ciudad Juárez.

De convertirse en candidata, la Maru seria ‘presa’ fácil de los juarenses.

No por nada, por cierto, hace dos días, en la reunión y posada del exalcalde Javier Gonzalez Mocken, el asesor de Yeidckol Polevnsky, Fernando Villarreal dijo: “No fueron pendejos en el gobierno”, expresó en torno al proyecto de alumbrado ‘Juárez Iluminado’ de Armando Cabada, que de inmediato y tras el rechazo de los ciudadanos en la capital, fue bajado y completamente modificado, y distante del millonario plan original.

María Eugenia Campos sobrevive políticamente, pero carga con la pesada loza del pípila.

 

Jaime Herrera, ‘pone’ a empresario /

A partir de la ‘reciente detención Otto Alberto V.B., uno de varios de los empresarios que la jugaron al lado del gobernador en los oscuros intereses de la corrupción, los hombres de negocios que trataron con el exgobernador César Duarte andan amparados, y otros, han puesto pies en polvorosa.

El empresario de Parral fue detenido por la presunta simulación de un contrato para la adquisición de productos de la empresa Valles Baca Hermanos entre 2014 y 2015.

Por obra y gracia de las ‘aportaciones informativas’ hechas por parte del ‘testigo favorito’ del Quinquenio y del gobernador Javier Corral Jurado, el exsecretario estatal de Finanzas, Jaime Herrera Corral a la Fiscalía General de Chihuahua, Otto Alberto fue aprehendido por la simulación de un contrato de 20 milloncitos de pesos.

La orden de aprehensión fue librada por un Juez de Control del Distrito Morelos en Parral, y mantiene encendidos los ‘focos rojos’ sobre los muchos pecados de los empresarios y gente de negocios de Chihuahua que ‘pactaron’ con el exmandatario, que en su toma de protesta dijo que el ‘poder es para poder’, y que se convirtió en una premisa que hicieron suya también los hombres de los dineros.

Con datos oficiales, la FGE empinó al exsecretario de Hacienda, al referir que cuando se realizó el desvío de dinero, destinada a fines públicos, para lo cual “simulo la contratación” y adquisición  de productos con la empresa Valles Baca Hermanos S.P.R de R.L. de C.V., propiedad del imputado, se hizo por conducta de la Secretaría de Hacienda.

Es decir que el ‘testigo protegido’ del gobernador tenía todos los pelos de la burra en la mano, de las operaciones y de los beneficiarios de los muchos millones de pesos que se pagaron por ese contrato.

El caso se replica en muchas otras negociaciones, y ha obligado a ampararse a ‘medio mundo’ dentro y fuera de la capital.

Ese es el proceso de Justicia para Chihuahua, y uno de los principales artífices de la corrupción en la entidad, que jugó ‘pelota’ con César Duarte, lo hace ahora con Javier Corral en el gobierno del ‘Nuevo Amanecer’.

 

Destapado, Omar Bazán quiere candidatura /

El diputado y líder del PRI en Chihuahua, Omar Bazán anda como torbellino por todos los rincones del estado.

Ya destapado desde hace rato, busca la candidatura del gobierno de Chihuahua, la cual únicamente cedería, según lo ha dicho, a la jefa de operaciones políticas del CEN del PRI, Graciela Ortiz González, que sigue manejándose en un muy bajo perfil, y quien también se cuenta entre los ‘tiradores’ a la gubernatura.

Pero mientras ello ocurre, y apoyado por el presidente del comité municipal de Juárez y exdiputado federal, Oscar Nieto Burciaga, el dirigente estatal del priismo anda en franca campaña política y las posadas son el mejor marco para expresarle sus afectos a los cientos de ciudadanos que a diario saluda de mano en mano.

Quiere resucitar al PRI de entre los muertos, aunque en política se diga una y otra vez que en política nadie está muerto.

El plan ‘B’ de Bazán es la alcaldía de Chihuahua, pero el hombre se siente cómodo con la aspiración al gobierno. Aunque no lo vean así sus detractores que lo ven como un oportunista y ‘gandallita’, como le apodan los colegas en la capital, siente que las puede…

Comentarios: [email protected]

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.