La reveladora y nueva hipótesis, apunta a que por razones inexplicables, al menos no lógicas, dejaron fuera de la indagatoria a la contadora Blanca Estela Martínez Moreno, quien tiene responsabilidad por omisión o negligencia, como lo afirmó categórico el ex regidor del PAN, Pepe Márquez Puentes…

TORRE FUERTE

*Blanca Martínez, una ‘joya’ en el PMU

*‘Alito’, ganador de la elección en el PRI

*‘Six-pack’ a la alcaldía de Juárez

*Marisela Sáenz, asediada por los partidos

*Beto O’Rourke, de vuelta al ‘juego’ presidencial

 

Blanca Martínez, una ‘joya’ en el PMU /

Ahora que el caso del Plan de Movilidad Urbana (PMU) y la corrupción desde sus entrañas origen ha tomado otro derrotero mediático con información que señala a la excontralora, Blanca Estela Martínez Moreno, como el ‘factor común’ y también llamado el ‘Factótum’ de los diferentes gobiernos en las irregularidades engendradas y detectadas por la Auditoria Superior del Estado (ASE), siguen apareciendo más detalles y reportes que la incriminan como la funcionaria responsable de ‘facto’.

El caso de la excontralora de los gobiernos municipales en Juárez, es en sí, una ‘joya’ que tendría que ser tomada en la investigación que se sigue contra la presunta responsabilidad de los exalcaldes, Héctor ‘Teto’ Murguía; Enrique Serrano Escobar; Javier González  Mocken y Armando Cabada Alvídrez, algunos de los cuales podrían librarla, e incluso, ‘aligerar’ la carga de las imputaciones que les han sido formuladas en el enmohecido expediente 37/2018/0042844 que mantiene abierto la Fiscalía General del Estado de Chihuahua (FGE).

La reveladora y nueva hipótesis abordada el pasado viernes en Torre Fuerte, apunta a que por razones inexplicables, al menos no lógicas, dejaron fuera de la indagatoria a la contadora Blanca Estela Martínez Moreno, quien tiene responsabilidad por omisión o negligencia, como lo afirmó categórico el ex regidor del PAN, Pepe Márquez Puentes, a quien se le cuestionó el caso particular de la exfuncionaria de todos los gobiernos priístas, que fue holgadamente ‘laxa’ en su responsabilidad de vigilar un proyecto que comprometería a futuro a los gobiernos municipales para el cumplimiento del pago de una escandalosa deuda económica de 5 mil 200 millones de pesos, pagaderos a 20 años.

Un asunto que también toma por ‘asalto’ a los entonces diputados locales de la sexagésima cuarta legislatura del Congreso del Estado en la administración del exgobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, que avalaron la afectación de participaciones federales para poder garantizar el cumplimiento de los pagos en la deuda.

El peliagudo caso que trae preocupados a los expresidentes municipales, y que tiene en las imputaciones y presunta responsabilidad de ‘facto’ de la excontralora del gobierno municipal, una salida -a pesar de que no existe la firma de la exfuncionaria en los documentos del PMU ventilados ante la FGE-, reunió en la ultima diligencia del mes de julio a los abogados de los exalcaldes, así como a los defensores de los implicados.

Aparecieron Roberto Rentería Manqueros; Ernesto Mendoza Viveros; Jorge Vázquez Guzmán; Manuel Ortega Rodríguez; Miguel Orta Vélez; Jorge Mario Quintana Silveyra; Oscar Luis Pérez y Gerardo Silva Márquez,  todos involucrados y con presunta responsabilidad en las irregularidades detectadas en el famoso y multicitado PMU.

El Plan de Movilidad había proyectado 63 obras, de las cuales solo se concluyeron 50, la mayoría de vialidades con pavimentación de concreto, además de otras obras de mejoramiento urbano y puentes elevados en la ciudad.

La premisa fundamental que atañen a la responsabilidad de Blanca Martínez y que debió haber cuidado durante las diferentes gestiones en las que participó, se inscribe en las funciones y objetivos generales de la Contraloría del Gobierno Municipal: “La Contralora desincentiva el dispendio y la malversación de los recursos públicos municipales, al sujetar a todos los servidores públicos a los procedimientos de responsabilidad administrativa, derivado de omisiones, extralimitación de funciones y demás irregularidades en que se involucren, privilegiando los principios de rectitud y respeto a las disposiciones legales y normativas aplicadas”.

Todo eso lo paso por alto la excontralora del gobierno municipal. Y seguramente tiene que ver con el reporte de la ASE que planteó “la simulación de actos jurídicos, falsedad en la información, manipulación del proyecto y los contratos, así como la permisividad para la utilización de insumos de baja calidad, amén de la nula revisión de obras y su mantenimiento”.

La exhibida y la responsabilidad en los hechos de Martínez Moreno, aunque no en los expedientes, es ‘monumental’.

En una de las muchas reuniones de Cabildo en donde participó como funcionaria la Contralora, y fue cuestionada por los ediles de la oposición pertenecientes al PAN, que le intentaron sacar asuntos de presunta ‘corrupción’ en el gobierno del exalcalde Héctor Murguía (2004-2007), Blanca Martínez hizo un rápido revire al gobierno del exalcalde Francisco Barrio Terrazas con quien también habría participado, y en el que también había “habido corrupción”.

Eso le permitió sostenerse en el nuevo gobierno municipal priísta con Enrique Serrano, y en cuya administración, el gobierno de César Duarte canalizó el grueso de la inversión para el ejercicio de las obras que había iniciado en su último año de gobierno, ‘Teto’ Murguía.

Su participación en los gobiernos, y así lo señalan los hechos en las diferentes gestiones administrativas, ha sido nefasta.

Hay una denuncia por el caso del alumbrado público en contra de la exfuncionaria del gobierno, según el reporte de “Informe Ciudadano 2016”, pero es apenas pecata minuta de las muchas cargas en la historia de complicidad u omisión de la funcionaria en los gobiernos municipales.

Los expresidentes municipales lo saben, y el caso de la excontralora de los gobiernos, Blanca Martínez se ha convertido ahora, paradójicamente, en un asunto mediático que le ha dado un vuelco a la historia del Plan de Movilidad Urbana. Oxígeno puro para Héctor Murguía, Enrique Serrano, Javier González Mocken y Armando Cabada, señalados en los expedientes de la indagatoria.

Es una ‘joya’ del PMU. (2ª parte)

*‘Alito’, ganador de la elección en el PRI /

Cumplida la formalidad del ejercicio de la elección, el gobernador de Campeche con licencia, Alejandro Moreno Cárdenas, “Alito”, aplastó, literalmente, a sus opositoras en la contienda interna del PRI a la dirigencia nacional, y es, de facto, el nuevo dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para el periodo 2019-2023.

Alito obtuvo un triunfo holgado, de cinco a uno, según el último reporte de la encuestadora Mitofsky de Roy Campos, y se llevó de calle a la exgobernadora de Yucatán, Yvonne Ortega Pacheco, que a pesar de que se dijo “robada”, reconoció anoche la derrota en la contienda interna por la presidencia nacional del PRI, y llamó a sus seguidores a mantenerse en la lucha al interior de ese partido político.

En la encuesta de salida, Mitofsky le da una tendencia favorable de 80.9% de las votaciones a la fórmula de ‘Alito’ y de Carolina Viggiano, por el 15.2 por ciento que habrían  logrado Yvonne Ortega y Pepe Alfaro, y por encima de Lorena Piñón y Daniel Santos que registraron apenas 3.9 por ciento, según la encuestadora.

Fue una elección empero, típica priísta, donde no faltaron los señalamientos y de quejas sobre prácticas de acarreo, votantes no registrados y una sórdida batalla, entre los coordinadores de las campañas de los diferentes candidatos.

En Chihuahua, y según los datos de la encuestadora, la diferencia fue más abismal. En la entidad Alejandro Moreno obtuvo el 92.8 por ciento de los votos, lo que evidentemente se interpretó como una derrota más para los aliados del exgobernador de Chihuahua, César Duarte.

Ortega sacó apenas el 3.7 por ciento de la votación.

Mario Trevizo y compañía sacaron el reto en una jornada electoral histórica al interior de ese partido político.

*‘Six-pack’ a la alcaldía de Juárez /

La última semana fue prodiga en los hechos y en la perspectiva política de quienes suspiran por llegar a la alcaldía de Juárez en 2021.

Y si las elecciones fueran en los próximos días –que no es el caso-, estaríamos hablando de una cerrada lucha entre los diversos aspirantes a participar en la sucesión política por la alcaldía y la silla que ocupa independiente Armando Cabada Alvídrez.

De hecho, el zarpazo político lo dio el Administrador de la Ciudad, el empresario Rodolfo Martínez Ortega, que sorprendió a no pocos políticos, con su matrimonio civil en Palacio de Gobierno el pasado fin de semana, presidido, ni más menos que por el gobernador del estado de Chihuahua, el panista Javier Corral Jurado.

Su casamiento con su esposa Zorayma Isela Sáenz Palacios, con quien se había casado en 2018 en Guadalajara por la Iglesia, tiene más allá del enlace civil, una profusa lectura política, de que el ‘City Manager’ está amarrado para buscar la candidatura al gobierno de Ciudad Juárez.

Apenas días antes, había hecho lo propio Víctor Valencia de los Santos, el secretario ‘técnico’ del gobierno, quien se ha destapado y sigue jalando la precampaña de su jefe y amigo, Armando Cabada, lo que presume que habrá dos independientes, a menos de que Víctor y el ‘güerito’ Martínez se pongan de acuerdo en la encrucijada de 2021.

Los dos quieren llegar a la candidatura y a la boleta de las elecciones de 2021, y presumen de su relación con el presidente municipal. O lo que también dirían algunos, se disputan las filias del alcalde y de la figura ‘Independiente’ en la lucha por la sucesión política de Ciudad Juárez 2021-2024.

El enlace civil tuvo poquísimos invitados, todos especiales para la familia de Rodolfo Martínez.

Otro que se acaba de subir en automático a la lucha por la alcaldía de Juárez es el exdiputado federal priísta Oscar Nieto, el único que le ha ganado a Javier Corral en elecciones de mayoría, que con el triunfo de Alejandro Moreno ‘Alito’ en el entramado nacional, ha asegurado ‘boleto’ para buscar la candidatura de su partido. Tiene el ‘cachorro’ de Chago Nieto, un pie en el estribo.

Los otros tres son, por Morena, Javier González  Mocken, que podría repetir como candidato de ese partido, y ha trascendido que el otro que aparecería en la lucha por la sucesión, del lado de Juan Carlos Loera de la Rosa y hasta con el apoyo del presidente, vía Manuel Barttlet, es el ingiero Andrés Carbajal Casas, que es asesor de la Comisión Federal de Electricidad en el asunto de los gasoductos.

Carbajal Casas festejó el pasado sábado su cumpleaños, y lejos de fiestas y alharacas, lo hizo de una manera demasiada sobria y en compañía de toda su familia.

Un sexto precandidato es, créalo o no, el dos veces expresidente municipal Héctor Murguía. Teto quiere la candidatura al gobierno de Chihuahua, pero aceptaría como ya lo hizo dos veces, en 2010 y en 2016, la candidatura a presidente municipal.

En 2010 sacó el triunfo y se convirtió por segunda vez en alcalde de Juárez, y en  2016 logró negociar, contra viento y marea, la candidatura al gobierno municipal, pero fue derrotado por los mismos priistas y por una presunta consigna política del gobernador, César Duarte Jáquez, quien habría ordenado apoyar al candidato independiente, Armando Cabada.

Por el PAN se especula que será apoyado el actual presidente del Fideicomiso de Puentes y exlíder municipal del PAN, Sergio Madero.

Allí aparece, con excepción de Madero, un ‘six-pack’ de personajes políticos, todos ligados y con orígenes al PRI.

Javier González Mocken; Andrés Carbajal Casas; Oscar Nieto Burciaga; Víctor Valencia de los Santos; Héctor Murguía Lardizábal y Rodolfo Martínez Ortega, todos tienen imborrables huellas de su paso por el partidazo.

Marisela Sáenz, asediada por los partidos /

La diputada del desaparecido Partido Encuentro Social (PES) Marisela Saenz Moriel está en la disyuntiva, de participar con alguno de los partidos políticos o de plano quedarse como ‘ente’ independiente entre la camarilla de diputados de la sexagésima sexta legislatura del Congreso del Estado.

No le han faltado las invitaciones a la depuesta coordinadora del PES, que intenta ser convencida por los ‘tiburones’ de la política para que se sume a las bancadas de algunos de los partidos.

Y por lo que ha trascendido, hay una fuerte presión en Morena, donde el dirigente estatal, Martin  Chaparro y el diputado Miguel Ángel Colunga, la quieren en el bando de los morenistas.

Pero igual quieren llevársela los diputados del PAN, del PRI y de los partidos bonsái.

El dirigente estatal de Morena le ha metido tal presión, que utiliza los argumentos y el origen de esa posición en el congreso por el triunfo de la coalición política en 2018, donde Marisela Sáenz ganó la diputación local con Encuentro Social gracias a la alianza de los partidos Morena-PT y PES.

Es decir que para Chaparro y compañía, Marisela estaría obligada moralmente a sumarse a las filas del partido de Andrés Manuel López Obrador.

Lo más certero hasta ahora es que Marisela Sáenz se mantendrá como diputada independiente y establecerá negociaciones, según caso y conveniencia, con la fracción parlamentaria que más le acomode.

De hecho ya consulta con la ‘almohada’ la posibilidad de brincar a alguno de los partidos políticos, pero bajo una serie de condicionantes, que de darse, la pondrían como ‘tiradora’ en una posición de fuerza al interior del Congreso del Estado. Habrá que ver si le llegan al ‘precio’ y si ponderan la oposición y firmeza de la legisladora que hasta hoy, ha sido de lo más rescatable al interior del poder legislativo.

Hay un plan también de la diputada a mediano y largo plazo para participar en el Partido de Encuentro Solidario (PES), la nueva nomenclatura que tendría vida política propia hasta el 2024. No le alcanzaría para 2021.

Por lo anterior se cree pues que Marisela Sáenz va por una buena negociación política.

 

Beto O’Rourke, de vuelta al juego presidencial /

Los analistas de la prensa estadounidense han puesto a Robert Francis ‘Beto’ O’Rourke de regreso en el ‘juego’ de la sucesión a la Casa Blanca, y lo atribuyen a los acontecimientos de la ‘masacre’ ocurrida en la tienda Walmart de El Paso, Texas.

Aseguran que O’Rourke ha vuelto de nuevo a los planos y reflectores nacionales, tras los sucesos de la masacre. Un ‘héroe’ de su ciudad natal, escribió Katie Glueck de The New York Times.

La periodista hace alusión a la presencia de O’Rourke en uno de los múltiples encuentros con familias de las víctimas y con solidarias familias paseñas, que lo ha llevado también a tener el apoyo de muchas otras familias que le han expresado su apoyo a la candidatura en los Estados Unidos.

“ORourke, un candidato presidencial, cuya campaña se estancó repentinamente, volvió a ser centro de atención, pero sólo debido a una tragedia en una ciudad que es esencial para su vida personal e identidad política”.

La decisión de Beto O’Rourke de no asistir a la Feria estatal de Iowa a donde asistieron muchos de sus competidores y su decisión de quedarse en casa, tras los sucesos del tiroteo, fue ampliamente elogiada por los activistas del partido demócrata.

Las últimas declaraciones llamando a Trump un presidente supremacista, han puesto de regreso a Beto O’Rourke en la contienda.

Comentarios: [email protected]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.