En medio de la condenable masacre ocurrida fuera y dentro de la tienda de Walmart, y de los posteriores eventos (tiroteos) en Ohio y otras ciudades de los Estados Unidos, la sospecha de la mano que mueve la cuna desde el mismo gobierno para darle la razón al presidente de ese país…

 

TORRE FUERTE

*“Terrorismo interno” y “racismo” acusan a Trump

*Pusilánime postura del gobierno mexa

* Elección interna del PRI: último llamado

* Aprobadas candidaturas en el PAN

*‘Congelan’ cuentas a Rosario Robles

*“Terrorismo interno”: sacudida al gobierno mexa

La ‘masacre’ ocurrida el pasado sábado por la mañana en la tienda de Walmart en el complejo comercial de Cielo Vista, localizada justo a escasos metros del departamento que ocupan mis hijos, justo a espaldas de Cinemark en El Paso, me tomó por ‘asalto’ y total sorpresa, y con la preocupación siempre de la seguridad de la familia, en una urbe que hasta esa mañana, jamás había vivido algo similar.

Especialmente porque se trata de la popular tienda en la que se compra la comida y lo más básico para la sobrevivencia de muchos hispanos en el país de la barras y de las estrellas. Especialmente de las familias inmigrantes que de aquel lado de la frontera han buscado una manera, no sólo de sobrevivir, sino de brillar entre la comunidad anglosajona y los muchos otros nativos que ocupan un lugar de residencia en la ciudad.

Y es que la mía, es apenas una de cientos y miles de familias que forman parte de El Paso, y de la vecindad con la frontera mexicana de Ciudad Juárez, que ahora han sido sacudidas por la matanza registrada.

El tiroteo y la muerte masiva de muchos de los clientes (20), entre ellos los 13 mexicanos –de los cuales siete fallecieron-, que durante la víspera habían llegado a esa tienda el pasado sábado, sacudió a todos.

Fue el golpe más severo que ha recibido México y la política de relaciones exteriores, desde la llegada del presidente de la 4ª transformación, Andrés Manuel López Obrador, en medio de los escándalos y los tiroteos que ha sumado el gobierno de su homologo Donald Trump que busca reelegirse en el gobierno de los Estados Unidos.

El tiroteo contra la comunidad hispana, objetivo principal del joven homicida norteamericano, Patrick Crusius, que había viajado de Dallas a El Paso, puso de relieve las ligas de la llamada ‘supremacía blanca’ y el racismo del que ahora se acusa al mismo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump como principal promotor de una campaña que pone sobre el filo de la navaja las relaciones entre México y ese país (Estados Unidos).

Y allí están las declaraciones de varios aspirantes demócratas a la presidencia de los Estados Unidos en 2020. Lo señaló el paseño, Beto O’Rourke y el también alcalde de Souht Bend, Indiana, Pete Buttigieg.

Y en el marco de la condenable masacre ocurrida fuera y dentro de la tienda de Walmart, y de los posteriores eventos (tiroteos) en Ohio y otras ciudades de los Estados Unidos, la sospecha de la mano que mueve la cuna desde el mismo gobierno para darle la razón al presidente de ese país:

De que la seguridad interna y la lucha en contra del terrorismo, sea externo o interno, son la prioridad para el gobierno norteamericano. Elemento fundamental en el gobierno y la campaña del presidente del vecino país del norte.

Cualquiera diría que en ese contexto, Donald Trump se la juega en el ‘filo de la navaja’ y al precio que haya que pagar para su propósito político de reelección como presidente de los Estados Unidos el próximo año.

Trump sigue inspirando el racismo y el llamado ‘supremacismo blanco’, y allí está el manifiesto hecho público por Patrick Crusius, que se dio el lujo de argumentar entre sus propósitos del crimen masivo registrado la mañana del pasado sábado, “la invasión hispana de Texas” y el “reemplazo de la gente de raza blanca por extranjeros”

Los tiroteos y el “terrorismo Interno” que vive el gobierno norteamericano, y su relación con México, serán tema de la agenda política y social de los dos países, y asuntos de gran envergadura de los Congresos durante toda la semana a partir de este lunes.

Pusilánime postura del gobierno mexa /

En las primeras horas seguidas a la tragedia ocurrida en Walmart en El Paso, Texas, donde se ha confirmado la muerte de siete mexicanos, además de seis personas más que resultaron lesionadas por los disparos de arma de fuego, el gobierno del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador ha sido displicente.

Apenas algunas declaraciones propias, y otras más de su canciller, Marcelo Ebrard Casaubon, que acusan a la displicencia y a la debilidad de un gobierno que sigue sometido y dependiente de la política y de la agenda de los Estados Unidos.

Los hechos sucedidos ni conmovieron, ni movieron al canciller mexicano a viajar a la frontera. Al menos no hasta la noche de ayer, en medio de una creciente crisis en las relaciones que sigue golpeando y sacudiendo a los mexicanos en el país de Trump.

Independiente a sus intereses políticos que están en juego, fue más contundente el congresista demócrata por Texas, Beto O’Rourke, quien acusó al presidente Donald Trump de “racista” y de avivar el racismo en ese país, “que no solo ofende nuestra sensibilidad y que cambia el carácter de este país (EU) y lleva a la violencia”, que las declaraciones que por separado, y sobre el mismo asunto abordaron el presidente de México y el canciller.

En Huetamo, Michoacán, en su discurso ante personal de un hospital rural, el presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó la muerte de seis mexicanos en el tiroteo registrado en una plaza comercial del Paso.

“Nuestro abrazo, nuestra sincera solidaridad para los familiares de las víctimas. Hemos estado pendientes desde que sucedieron estos actos lamentables, hemos estado al tanto, dando instrucciones al secretario de Relaciones Exteriores y al cónsul que tenemos en El Paso, Texas”, comentó.

Ninguna condena, ni reclamo de la boca del Jefe del Ejecutivo en el país.

“Reafirmamos que no deben de enfrentarse los problemas sociales con la fuerza y la incitación al odio; nada del uso de armas de fuego, armas destructivas, amarnos, querernos unos con otros, no odiarnos, hacer a un lado la discordia, buscar siempre la unidad de todos los seres humanos. Abrazos no balazos, esa es nuestra postura”, dijo el mandatario, en una declaración pusilánime.

Elección interna del PRI: último llamado /

El próximo domingo 11 de agosto será la elección interna del PRI, donde tres candidatos: Alejandro Moreno ‘Alito’, Yvonne Ortega y Lorena Piñón, buscarán el triunfo y la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI.

Será la prueba de ‘fuego’ más importante que hayan vivido los priistas, en medio de las últimas crisis tras las derrotas nacionales de los años 2010 y 2006, de un partido político que pese a todas las circunstancias, se mantiene aún de pie.

Será también un reto para la dirigencia estatal a cargo del diputado Omar Bazán Flores y para los presidentes de los comités municipales de las dos principales ciudades, Fermín Ordóñez y Oscar Nieto, en cuyas cabeceras se concentra la mayor cantidad de militantes inscritos en el padrón del Instituto Nacional Electorales, de entre la base de poco más de 480 mil priistas que podrán participar y  votar en la elección el próximo domingo 11 de agosto.

Particularmente en Chihuahua, los coordinadores de las campañas de Alejandro Moreno y de Yvonne Ortega, el exdiputado Mario Trevizo y Enrique Serrano, están echándole toda la carne al asador, para sacar cada cual, las mejores cuentas y el mayor número de votos de los priistas a favor de sus promovidos y aspirantes a la dirigencia nacional del CEN del PRI en sustitución de la presidenta Claudia Ruiz Massieu.

Mario Trevizo ha dicho que existen condiciones para que los priistas participen activamente en una justa ejemplar del priismo en toda la entidad.

El pasado fin de semana fueron citados a la capital del estado los responsables y auxiliares de los órganos electorales de ese partido político, por lo que se prevé que se tomarán todas las medidas necesarias para convocar a la militancia y elegir al sucesor de Ruiz Massieu.

Aprobadas candidaturas en el PAN /

Fueron aprobadas las candidaturas para la renovación de los comités municipales y consejos estatal y nacional del PAN en el estado de Chihuahua que tendrá lugar el próximo domingo 18 de agosto, a partir de las 11 horas en el centro de convenciones de la ciudad.

Van como aspirantes al Consejo Estatal de ese partido político por Ciudad Juárez: Raúl García Ruiz; Ricardo Vega; Ricardo Aceves; Octavio Dozal; José Márquez; Jesús Ávila; además de Lucero Nieto; Gabriela Sagarnága; Maura González y Daniela Álvarez, que se registró también para el Consejo Nacional.

Por la presidencia del Comité Municipal del PAN, que es considerado la ‘cereza del pastel’, se validaron los registros y candidaturas de Rubén Trejo; Joob Quintín Flores; Sergio Acosta y José Márquez.

Serán campañas restringidas a redes sociales personales, folletos, cartas y visitas personales. Y los aspirantes deberá abstenerse de hace proselitismo en medios de comunicación, hacer obsequios o dadivas que impliquen la obtención del voto.

Igualmente, según las reglas dadas a conocer, no podrán tocarse uno a otro, ni con el ‘pétalo de una rosa’. Nada de campañas para desacreditarse entre ellos.

‘Congelan’ cuentas a Rosario Robles /

En el último reporte de las agencias informativas trascendió que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) congeló las cuentas bancarias de Rosario Robles, ex Secretaria de Desarrollo Social, y de Emilio Zebadúa, uno de sus principales operadores.

Autoridades federales confirmaron a Reforma que el congelamiento de cuentas forma parte del proceso de investigación que se sigue en contra de ambos personajes.

En el caso de Robles enfrenta una acusación por el delito de ejercicio indebido del servicio público, y tiene un citatorio el próximo jueves para una audiencia de imputación en el Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Sur.

Zebadúa es investigado por presunto enriquecimiento ilícito al no poder comprobar el origen de 13.2 millones de pesos, según la Secretaría de la Función Pública.

Ambos políticos están señalados en los desvíos de recursos de la llamada Estafa Maestra, un esquema empleado por una decena de dependencias federales para desviar 5 mil 875 millones de pesos, a través de la simulación de contratos con instituciones educativas.

La UIF, dependiente de la Secretaría de Hacienda, tiene en la mira a 50 empresas involucradas en la trama de desvíos millonarios en Sedesol y Sedatu, durante las gestiones de Robles.

Comentarios: [email protected]

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.