Más difícil creer todavía las palabras del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que quiere hacernos creer que con unas nalgadas y regaños de las madres a sus hijos (“los voy acusar con sus mamás”), podría terminar con los actos abusivos y delincuenciales de hombres y mujeres…

TORRE FUERTE

*Acobardado, el gobierno de la 4T

*¿Quién para a la ‘vicegobernadora’ Leticia Corral?

*Gavilla de senadores en Juárez

* Coparmex: el ‘suave murmullo’ al gobernador

*Anapromex busca diálogo

 

Acobardado gobierno de la 4T /

“El valiente vive hasta que el cobarde quiere”, solía decir el finado exalcalde panista de Ciudad Juárez, Francisco Villarreal Torres, en alusión a la legítima defensa de los desposeídos y de la gente más desprotegida de las colonias populares que durante décadas habían sido víctimas de la manipulación política de líderes y organizaciones vinculadas al Partido Revolucionario Institucional (PRI).

En más de una ocasión este periodista, entonces partícipe en su gobierno, lo escuchó discernir sobre esa urgencia de libertades que buscaban poner freno a los abusos milenarios de unos y de otros en el poder y fuera de las estructuras del poder.

Pero lo ocurrido ayer en la capital mexicana, con motivo de la conmemoración del 2 de octubre de 1968 y la matanza de Tlatelolco, en la marcha de encapuchados que por dos horas, quizás más, tuvieron el ‘permiso’ del gobierno de la 4T para delinquir a cielo abierto, destrozando y destruyendo todo lo que a su paso encontraron: vehículos, edificios de negocios, de gobierno, monumentos, hasta llegar a las puertas de Palacio Nacional, no tiene parangón en la historia reciente.

Es el segundo agrupamiento civil -primero fue el de las mujeres que se organizó  para atacar el edificio de la policía-, que con todo tipo de libertades y sin que la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum y mucho menos la responsable de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, hubieran movido un solo dedo, se apoderaron de la capital para lanzar señales de que no existe el estado de derecho y de que las policías y los gobiernos de la 4T son instituciones acobardadas y pequeñitas, para confrontar y detener a los manifestantes de la Ciudad de México, que son amparados por una ideología de izquierda que por décadas condenó la represión de la autoridad y de los gobiernos.

Increíbles las crónicas de la prensa en la capital mexicana que describieron paso a paso, la marcha de encapuchados que actuaron como ‘hordas salvajes’ para destruir lo que a su paso encontraron, sin la más mínima señal de intervención de la policía, lo que definitivamente consignó una capa importante de la sociedad en todo el país.

Lo ocurrido ayer en las calles de la Ciudad de México fue verdaderamente inadmisible y una mala señal del gobierno mexicano en el extranjero.

Más difícil creer todavía las palabras del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que quiere hacernos creer que con unas nalgadas y regaños de las madres a sus hijos (“los voy acusar con sus mamás”), podría terminar con los actos abusivos y delincuenciales de hombres y mujeres que han salido a la calle, más que para protestar, a desfogar sus pasiones y sus luchas internas. Una especie de catarsis colectiva.

Hace 30 años, justamente otro presidente municipal de Juárez, también ya finado, Jesús Macías Delgado -entonces candidato a la alcaldía en la administración 1989-1992-, condenó la pasividad y ‘permisividad’ de las madres de familia que no cuidaban a sus hijos, y que eran los verdaderos delincuentes que tenían asolada la ciudad.

Y Macías se los dijo desde entonces en una larga campaña política, la última ganadora de los priistas, a ras de tierra y casa por casa, pero ocurrida hace tres décadas. Macías fue ese político que dialogaba y encaraba a esas mujeres que habían procreado a los hijos, y los mismos que al paso de los añicos, se habían convertido en temibles delincuentes y criminales en Ciudad Juárez.

-No son otros hombres, ¡son sus hijos!-, les decía entonces el candidato del PRI en las colonias más apartadas del poniente y del sur de la ciudad, como parte de la promoción de estrategias en materia de seguridad, que suponía, el gobierno priista no se iba a tentar el corazón para poner a los delincuentes en la cárcel.

Macías sabía que era un asunto que podía encontrar eco y respuesta entre cientos y miles de mujeres y madres de familia, porque sabía que allí podía encontrar la fórmula para enderezar el ‘mal camino’ que muchos de los jóvenes habían abrazado.

Y el líder de la 4T lo planteó ayer, ante la mirada atónita de muchos colegas periodistas y líderes de opinión que simplemente no daban crédito a lo expresado por Andrés Manuel López Obrador.

Increíble aceptarlo, definitivamente mucho menos después de tantos años, cuando las nuevas generaciones han surgido a la vida con otro ‘chip’, que ya no responde, ni tampoco hace ‘clic’ a las formas convencionales de la familia, educación y valores de hace 40 años, tiempos en los que definitivamente, la formación y la educación de los jóvenes en muchos casos, iba de la mano del cinturón del padre de familia.

 

¿Quién para a Leticia Corral? /

Definitivo. Alguien tendrá que decirle al gobernador de Chihuahua que su hermana Leticia Corral Jurado –a quien el mismo mandatario en términos jocosos ha dicho que es una ‘vicegobernadora’, tiene que ser desterrada del poder a la brevedad.

Se trata de ese poder fáctico, no legal, que le ha permitido a Leticia transitar y ‘gobernar’ sin ningún tipo de atribuciones en la función pública, al punto de convertirse en el otro poder que tiene el mandatario en la frontera, celosamente vigilado y ejercido por una mujer por la que tienen que pasar todos los asuntos relacionados con el gobierno.

Desde una propuesta para que alguien ocupe una plaza de tercer y cuarto nivel, hasta cargos más encumbrados como el de una delegación en Pensiones Civiles que dejo fuera de toda posibilidad al inicio del gobierno al panista Raúl García Ruiz, a quien se le vino el mundo encima, cuando Leticia Corral se enteró de que el hijo de unos de los ‘Dino’s del panismo en la frontera (Raúl García Acosta), había sido invitado y enviado, sin su autorización, a la oficina estatal de Pensiones en Juárez.

Y ya no se hable de la lista de los empleados y proveedores en la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS), cuya estructura maneja y controla desde fuera, con la autorización del gobernador de Chihuahua la poderosa ‘vicegobernadora’, porque ni modo que el gobernador Javier Corral no se dé cuenta.

Jorge Domínguez es simplemente un ‘empleado’, pero no de la descentralizada, ni del gobierno estatal, sino de Leticia Corral, cuyo poder es simplemente descomunal.

Todo, absolutamente todo pasa por la ‘vicegobernadora’ y su grupo de aliados en el poder público en Juárez, al grado de que la hermana de Javier Corral es ya una política aborrecida por no pocos panistas que a la brevedad, quizás en  la oportunidad que encuentren, le cobrarán la ‘factura’ por sus desplantes e ínfulas de poder.

Empero, alguien tendrá que decirle al gobernador de Chihuahua que es tiempo de mandar lejos, quizá de vacaciones a Leticia Corral, ante el riesgo de que la militancia del PAN y el mismo gobierno se conviertan en un ‘boomerang’ y un verdadero dolor de cabeza para Javier.

Pero alguien con influencia política, autoridad moral y poder económico, tendrá que susurrar suavemente al oído de Javier, no sea que el señor gobernador se vaya a molestar.

Literalmente, la  mujer está convertida en un verdadero ‘demonio’ y no hay quien la detenga. Y es muy posible que ni Javier Corral quiera.

Cosas de poder, y cosas de la familia.

Cuánta razón tenía el exgobernador priista y prófugo de Chihuahua, César Duarte. El poder es para poder.

 

Gavilla de senadores en Juárez /

El próximo sábado rinde su primer informe de actividades legislativas la senadora Bertha Caraveo y ha sido confirmada la presencia de cuando menos una decena de senadores encabezados por el presidente de la Junta de Coordinación Política y Parlamentaria de Morena, el expriista Ricardo Monreal Ávila.

Con el también coordinador del Grupo Parlamentario de Morena y líder de la gavilla en la cámara alta, vienen los siguientes senadores:

Soledad Luévano Cantú, senadora por Zacatecas, quien es presidenta de la Comisión de Administración.

También ha confirmado Claudia Esther Balderas, senadora por Veracruz, secretaria de la Comisión de Juventud y Deporte; Rubén Rocha Moya, senador por Sinaloa, presidente de la Comisión de Educación; Margarita Valdez, senadora por Durango y secretaria de la Comisión de Salud; Américo Villarreal senador por el estado de Tamaulipas y secretario de la Comisión de Relaciones Exteriores en América del Norte y la senadora Ana Lilia Rivera, presidenta de la Comisión de Asuntos Legislativos.

No aparece en la lista enviada a Torre Fuerte, el senador y compañero de la senadora Bertha Caraveo en la campaña política de 2018, Cruz Pérez Cuéllar, pero es un hecho que si viene Ricardo Monreal también estará en el salón Orión el exdiputado federal y exdirigente estatal del Partido Acción Nacional.

No podrán faltar los dirigentes, ni los diputados de Morena en el Congreso Local, ni tampoco el ‘súperdelegado’ del gobierno federal en Chihuahua, Juan Carlos Loera de la Rosa.

La senadora Bertha Caraveo le ha metido cache y glamour a su informe legislativo, y de lo que suceda en esa jornada del sábado, se desprenderán muchas lecturas y conjeturas.

Podrá cuestionarse a la senadora sobre lo que ha hecho o no ha hecho en el Senado, pero de que viene embestida de poder, nadie lo duda. Es su fiesta y esos son sus invitados!

 

Coparmex: el ‘suave murmullo’ al gobernador /

Eduardo Ramos Morán, presidente de Coparmex-Juárez desperdició ayer la oportunidad de encumbrarse y dar un paso más en su decidida proyección política al 2021.

Titubeó y le faltaron arrestos para condenar con todo el power que da el empresariado, el asesinato del presidente de Coparmex en Parral, Uriel Ulberto Loya Deister.

Lalo Ramos, egresado de la Prepa del Chamizal de los años 80’s, se arrugó ante el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, y echó por el caño la presencia del líder nacional, Gustavo A. de Hoyos Walther, durante la celebración de la 49 asamblea de Coparmex.

El minuto de aplausos solicitado por el líder local para honrar la memoria del presidente del Centro Patronal en el Hidalgo del Parral, fue apenas un ‘suave murmullo’ al gobernador para recordarle que sigue pendiente el resultado de la investigación del asesinato.

Ramos ya había sido informado de los avances en torno a la presunta orden de aprehensión que fue girada en contra de uno de los responsables. El tema por consecuencia obligaba al presidente de Coparmex a ser duro en la exigencia al gobierno, porque ello daría pie como consecuencia, a que justamente sobre ese caso, hiciera lo mismo el gobernador de Chihuahua.

Pero Eduardo Ramos, a quien ya impulsan para proyectos políticos en 2021, es un hombre bien intencionado, pero un novato en la política.

Prefiero la tibieza a la contundencia en el manejo de su discurso frente a la raza del empresariado en Juárez.

Lo hubieran sacado en hombros si Ramos no sólo hubiera abordado a fondo el asunto de la violencia y las muchas víctimas del crimen en Juárez y en el Estado, incluido el del empresario y comerciante Rubén Hernández, pero decidió ser demasiado conservador, lo suficiente para no despertar la molestia del señor gobernador.

El pasado 23 de septiembre se cumplió un año del crimen del empresario Uriel Ulberto Loya Deister, Presidente de Coparmex Parral, y en un desplegado en su página web, Coparmex Nacional condenó el suceso y exigió justicia.

“En Coparmex, hacemos un llamado enérgico a la Fiscalía General del Estado de Chihuahua, para que muestren los avances de la investigación. Hoy más que nunca –ante las alarmantes cifras de delincuencia y violencia generalizada en la entidad y en el país–, demandamos la resolución del caso y la detención expedita de los asesinos materiales e intelectuales”, hasta allí la petición de justicia.

En el evento celebrado ayer, otro fue el rostro de la Coparmex.

 

Anapromex busca diálogo /

El líder de Asociación Nacional para la Protección de los Mexicanos (Anapromex), Fidel Villanueva, que recientemente se quejó de los policías estatales en los decomisos de autos, dijo estar dispuesto al diálogo con las autoridades del gobierno en Chihuahua, antes de tomar alguna decisión extrema como la quema de vehículos en la Fiscalía General del Estado (FGE).

Un grupo de abogados que llegarán el próximo lunes a Juárez, acompañarán al dirigente de la agrupación para buscar un diálogo y acuerdo con el gobierno antes de proceder a la quema de automóviles, como una forma de protesta por las detenciones y decomisos de autos de procedencia extranjera, que sin facultad, realiza el gobierno de Chihuahua.

“No violamos ninguna Ley con la quema de carros” para exigir que el gobierno frente los abusos de autoridad y amenazas que han vertido en contra de la organización y los tenedores de autos, dijo Villanueva.

Comentó que la policía del gobernador Javier Corral, lejos de resolver los verdaderos problemas de violencia, crimen y extorsiones, están dedicados a la detención de automóviles de procedencia extranjera que circulan por las calles de la ciudad.

Socios de Anapromex y de otras asociaciones se han unido para llevar a cabo una protesta la próxima semana, en la sede de la Comisión Estatal de Seguridad y en la Fiscalía Zona Norte. El argumento es que el gobernador está afectando a las familias que tienen un vehículo de procedencia extranjera en Chihuahua.

Sin embargo el dirigente de la agrupación, Fidel Villanueva dijo que se puede llegar a un diálogo con la autoridad.

Comentarios: [email protected]

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.