El presidente Andrés Manuel López Obrador ha hecho lo impensable a favor del proyecto político de la 4T, pero ha arrastrado también la polarización de los intereses de millones de mexicanos…

TORRE FUERTE

*AMLO, simplemente aplastante

*Justicia selectiva: red de complicidades

*Javier me buscaba para que lo apoyara”

*El gobernador, intolerante a la crítica

*Por mucho menos, Reyes cesó a funcionarios

*El 26 de enero, Congreso de Morena

 

AMLO, simplemente aplastante /

La demostración de poder del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador ayer en el zócalo fue simplemente aplastante.

Lo suficiente para echar abajo la concentración masiva de muchos mexicanos en algunas entidades del país que se oponen al actual régimen, y que previamente habían convocado a una marcha nacional en contra del gobierno de la 4T.

Y la falta de estructura y organización en esas manifestaciones -salvo algunas entidades del país como fue en San Luis Potosí, quedó demostrada en Chihuahua, pero particularmente en Ciudad Juárez donde apenas cerca 300 gentes reunidas en El Chamizal, se manifestaron contra la política del actual gobierno, y cuyos discursos fueron a decir verdad, una catarsis, en medio de esa maltrecha oposición política.

Uno de los análisis vertidos y difundidos la víspera por parte de Juan Bustillos en su revista Impacto, puso en perspectiva la vertiginosa marcha del nuevo gobierno y los cambios en la Constitución del país, que permitirán al Jefe del Ejecutivo sentar las bases para un gobierno que, al menos en el papel, podría extenderse, después del suyo, seis años más.

Bustillos lo define así: “El inicio de la Cuarta Transformación (4T) ha causado algo más que revuelo; en muchos sentidos ha sido traumático, como suele serlo cualquier cambio de régimen. ¿De qué otra manera podría ser éste, fincado sobre dos pilares fundamentales: Desterrar la corrupción y sentar las bases para que su proyecto perdure al menos lo que duró el priísta?”.

Una legislación construida sobre los escombros de la ya olvidada del ‘Pacto por México’ y que tiene que ver con dotar de “garras” y “colmillos” a los órganos encargados de perseguir a los corruptos del pasado y no permitir la irrupción d otros.

El presidente de México puso fin a la Reforma Educativa, esa de la que se quejaban millones de maestros en todo el país, y fincó derechos de atención médica (salud), pensión para adultos mayores y personas con discapacidad y que los estudiantes pobres tengan derecho a becas, además de que ahora existe la revocación de mandato y consultas ciudadanas, que son la última novedad en la moda política.

Pero todas esas acciones tienen el tufo político y negarlo sería sencillamente absurdo, porque se ha construido sobre las necesidades de las masas y la pobreza extrema de millones de mexicanos. Y quiérase o no, es una fórmula política que le redituará a mediano y largo plazo con el voto de quienes ahora viven con esperanza.

En fin, un régimen de izquierda que avanza con el apoyo del Congreso, y que mantiene una serie de concesiones al imperio Yankee y al presidente Donald Trump, especialmente en materia de seguridad y migración, dos fuertes anclas en su proyecto a la reelección del próximo año en los Estados Unidos.

Trump sabe que en materia económica ha logrado mantener a salvo los intereses de la sociedad norteamericana, y eso ha sido suficiente para mantener flote a países que son dependientes como el nuestro en México.

A un año de gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha hecho lo impensable a favor del proyecto político de la 4T, pero ha arrastrado también la polarización de los intereses de millones de mexicanos.

El poder del presidente de México ha sido casi absoluto, es inconmensurable y nadie detiene por ahora la marcha del gobierno de la 4T.

No concede un espacio a los contrapesos o a la oposición, que es siempre sano en un país que se dice democrático. Atiende a lo que ciertamente expresó hace unos días Mario Vargas Llosa, que el camino y la política populista de López Obrador conduce, de nueva cuenta a la “dictadura perfecta o imperfecta”, pero dictadura al fin.

Con todo el presidente de México ayer celebró el cumplimiento de los compromisos y los avances del país en un proceso de transición, donde “todavía lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no termina por nacer”.

 

Justicia selectiva: red de complicidades /

Hoy la defensa del ex secretario de educación y colaborador del gobernador prófugo de Chihuahua (César Duarte), Marcelo González Tachiquín, estará en el Congreso para presentar la denuncia formal penal en contra del otro César: César Augusto Peniche Espejel, y la solicitud que busca el Juicio de Procedencia para retirarle el fuero constitucional en su encargo como Fiscal General del Estado de Chihuahua.

Va la denuncia penal por extorsión y por las amenazas que él (Marcelo) y su familia han sufrido a manos de una “despiadada” crueldad del señor Fiscal.

El singular preso de Aquiles Serdán, ha denunciado la existencia de toda una red de complicidades y corrupción al interior del penal, donde el artífice principal del Fiscal General del Estado de Chihuahua sigue siendo el ex secretario de Finanzas, Jaime Herrera Corral, el testigo protegido, pieza clave en el supuesto ardid de mentiras y falsedades que ha tejido el señor fiscal en contra de exfuncionarios públicos.

En la red de complicidades se incluye al magistrado presidente del Congreso, Pablo Héctor González Villalobos, jueces de consigna, agentes del Ministerio Publico y diversos funcionarios de la Fiscalía General que han falseado o simulado informes y/o dictámenes.

Y el de Marcelo González no es el único caso. Allí está el expediente de la pobre e infeliz de Karla Bafidis, que ni velo tenía en el entierro, pero a quien también se la llevaron al ‘baile’ en el ‘Proceso de Justicia Chihuahua’, que parece está prendido con alfileres en un intento por sostener la principal ofensiva del gobierno de Javier Corral Jurado.

Según el exsecretario en el gobierno de Duarte, el fiscal habilitó testigos para que declararan falsamente en su contra, a cambio de beneficios para no detenerlos por otros delitos, y donde Jaime Herrera es el responsable de toda la corrupción porque fue quien autorizo todos los pagos, que ahora le obligan a decir que fueron ilegales y que le ha permitido la libertad a Ricardo Yáñez y a una mujer de nombre Patricia Banderas.

Para el también ex director general de Pensiones Civiles del Estado, “el Fiscal Peniche ha violentado las reglas de la Constitución con el único fin de mantenerme preso y como perseguido político’.

 

“Javier me buscaba para que lo apoyara” /

Marcelo González Tachiquin reveló en su escrito vertido en redes sociales, dirigido a la opinión pública el pasado fin de semana, que entre enero y febrero de 2016, tanto el actual gobernador Javier Corral como él (Marcelo), formaron parte de un proyecto político de candidatura común que buscaron construir el entonces presidente nacional del PRD, Agustín Basave Benítez y el exdirigente y líder de una de las corrientes de ese partido, Guadalupe Acosta Naranjo.

Ambos intentaron en aquel año negociar con el presidente del PAN y ex candidato presidencial Ricardo Anaya, una candidatura común para gobernar entre PAN y PRD.

Naranjo impulsaba a Corral y Basave a Marcelo como candidatos a gobernador.

Poco después, y tras el fallido intento de la alianza PAN-PRD en 2016, el PAN designó candidato al gobierno de Chihuahua a Javier Corral, “quien en dos ocasiones me buscó para invitarme a que lo apoyara”.

“Yo me disculpe por razones personales y desde ese momento comenzó abiertamente la hostilidad. Antes de eso me que quería en su campaña y al no poder ayudarlo por las razones ya referidas, se me etiquetó de corrupto, con los resultados que hoy me tienen en prisión”.

Habrá que ver la decisión y la cara que pone el presidente del Congreso, René Frías, de filia priísta, pero ahora convertido al Corralismo, en torno a la solicitud y entrega de la denuncia penal hoy en la torre legislativa de la capital.

¿Será capaz el diputado presidente de negar a su amigo?

 

Javier: intolerante a la crítica /

La detención del reportero de La Opción de la capital, Gabriel Venzor, ocurrida el pasado sábado en la Ciudad Deportiva, rayó ya en el odio que tiene el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, por quienes se atreven a desafiarlo.

Venzor que tomaba fotografías fue detenido por la escolta del gobernador que lo cuidaba cuando éste jugaba tenis en la ciudad de Chihuahua, y fue suficiente para despertar el ‘monstruo’ que lleva dentro el mandatario estatal, que de inmediato pidió al capitán Escamilla ordenar la detención del fotógrafo acusándolo de narcotraficante.

El gobernador enojado, les ordenó a sus escoltas “a ver, a ver, agárrenme a ese cabrón…es del narco ese cabrón”.

El gobernador de Chihuahua no midió sus arrebatos y paranoia. Los escoltas le retuvieron su teléfono celular y tomaron datos personales del periodista que vergonzosamente fue detenido.

Ocurrió a escasos días de que el gobernador nombrara a su tercer jefe de comunicación social: Manuel del Castillo Escalante, a quien, literalmente ignoró, en un momento en el que seguramente el gobernador sintió violentada su ‘privacidad’, y decidió enfrentar por su cuenta y con la fuerza de sus ‘guarros’ al periodista que trabaja para Osbaldo Salvador.

El caso de Gabriel Venzor y la presentación de su queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) da materia para que los periodistas levanten la voz, pero no ocurrirá.

Mal precedente para el gobernador de Chihuahua, que se factura de inmediato a la responsabilidad y chamba de su coordinador de comunicación social, Manuel del Castillo, que sin decir agua va, se enteró después del escándalo generado por su propio patrón. Y ni cómo ayudarle.

Un acto denigrante de total autoritarismo y abuso de poder del gobernador de Chihuahua, que quedara para la historia política de la entidad, aunque pocos sean los que escriban y la sigan.

 

Por menos, Reyes cesó a funcionarios /

En la oficina de la Tesorería de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS), donde despacha la protegida del exalcalde Ramón Galindo Noriega, la ex regidora Adriana Durán, se dan tiempo para hacer campaña política en contra del presidente de México y de la 4T en el país.

A la mente de no pocos grillos que siempre están pendientes y encima de los que gobiernan, vino aquel viejo pasaje político, del cese ordenado por el exgobernador de Chihuahua, Reyes Baeza Terrazas, en contra de un grupo de funcionarios de la JMAS que asistieron a un torneo de golf.

Adriana desestimó a sus poderosos y acérrimos enemigos en las redes sociales, que de inmediato subieron la fotografía de la marcha nacional convocada: “Todos Unidos por el Descontento de un Gobierno Fallido”, convocada para ayer domingo, y que fue promovida por la activa política incrustada en la tesorería de la descentralizada.

“En horario de trabajo el gobierno de Corral ataca desde el poder con sus funcionarios y empleados en horas laborales”, escribió uno de los opositores al régimen corralista.

Reyes ceso a funcionarios de la JMAS por asistir a un torneo de golf, y en cambio los de Corral, atacan al gobierno federal mientras que cobran por otras cuestionar.

Y el presidente de la Junta Municipal, Jorge Domínguez, también gente de Galindo en la luna.

 

El 26 de enero, Congreso de Morena /

El Consejo Nacional de Morena aprobó el sábado convocar al Congreso Nacional, el máximo órgano del partido, para que se reúna el 26 de enero y se someta a votacion la modificación de los estatutos que le permitirán reponer el proceso de elección interna.

Estuvo ausente y le fue como en ‘feria’ a la secretaria general en funciones de presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, quien por cierto, fue abucheada por los seguidores de Bertha Luján, presidenta del Consejo Nacional de ese partido político.

Por allá anduvo Martin Chaparro, dirigente estatal, que le reza la virgencita, por sobrevivir en medio de los estertores que sacuden a su partido a nivel nacional.

Por unanimidad de los consejeros asistentes, aprobó llevar a cabo a inicios de 2020 el Congreso donde se sometería a votación una modificación del estatuto para establecer el método de encuesta para renovar la dirigencia nacional.

Entre acusaciones a la secretaria general en funciones de presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, de «traidora», la presidenta del Consejo Nacional, Bertha Luján, afirmó que el Consejo Nacional fue legal al haber tenido quórum con 137 consejeros nacionales.

«No debemos permitir que la secretaria general (Polevnsky) secuestre los acuerdos del partido. Hay que ponerle un alto (…) Nadie puede estar por encima de nuestros acuerdos», demandaron asistentes en el encuentro nacional.

Comentarios: [email protected]

Commentarios

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.